En este momento estás viendo ¿Cómo superar la desmotivación?

¿Cómo superar la desmotivación?

Si quieres saber cómo superar la desmotivación, te animo a que sigas leyendo. Perder la motivación es muy fácil. Somos capaces de estar motivados durante poco tiempo, por eso es importante centrarnos en un objetivo preciso y unas estrategias que nos faciliten el trabajo. Pero sobre todo no perder de vista el motivo por el cual hemos tomado la decisión de querer cambiar de hábitos. A cualquier problema se le puede buscar solución y tirar la toalla nunca debe ser una opción.

¿Qué es la motivación?

La motivación es la probabilidad de que una persona inicie, continúe y se comprometa con una estrategia especifica para cambiar. Puede fluctuar de un momento a otro o de una situación a otra. Y puede verse influido por muchos factores. Pero cuando una persona esta motivada es capaz de seguir focalizada sin perder la motivación . Cuando hay una necesidad de cambio y crecimiento personal son los estados motivacionales los que energizan el comportamiento, para nutrir el desarrollo y dan lugar a emociones positivas como búsqueda de retos, interés etc.

¿Cuántos tipos de motivación existen?

Existen dos tipos de motivación. La motivación extrínseca (dinero, reforzamiento…) es aquella en la que hay una recompensa material o algo externo que nos hace estar motivados. Ej. Sacar un 9 para obtener la beca. Pero la otra forma de motivación es la motivación intrínseca que se produce cuando la persona decide por ella misma que quiere sacar un 9 en su expediente sin ninguna presión exterior sino por el simple gusto de hacerlo.

El locus de control es el control que percibimos tener sobre nuestra vida. Si el locus de control es externo las tareas que realicemos no dependerán de ti y no te esforzarás tanto. Por el contrario si tu locus de control es interno, significa que la tarea depende completamente de ti y por eso estarás más motivado. Es interesante que conozcas estos estilos de motivación porque los planes solo serán efectivos si estamos motivados de forma intrínseca y nuestro locus de control es interno.

¿Qué hacer para superar la desmotivación?

Pero cómo superar la desmotivación sin morir en el intento. Debemos ayudarnos a conseguir lo que queremos porque hasta que no consigamos lo que deseamos la molestia va a seguir invadiendo nuestra mente.

Primero debemos establecer una meta u objetivo. Las personas que hacen una tarea con un determinado propósito se esfuerzan más y están más motivadas. La meta tiene que tener una dificultad excitante para el sujeto, pero que no sea inalcanzable. También tiene que ser muy precisa y estar elaborada a todo detalle (cuándo, dónde, durante cuánto tiempo etc.). En resumen las metas han de ser pequeños objetivos bien definidos, de corta duración y de facilidad media. Cuanto más rápido alcancemos la meta obtendremos emociones mas positivas que si el esfuerzo nos cuesta mucho tiempo.

Después debemos trazar un plan. Cuando las personas quieren cambiar algo trazan planes. Estos planes se representan en nuestra cabeza como la mejor manera para llevar a cabo una acción. Pueden surgir dificultades, pero podemos cambiar el plan en función de cómo vayamos progresando en nuestra meta. No es algo estático sino un proceso flexible de autoconocimiento hasta lograr nuestro objetivo.

En tercer, y último lugar la retroalimentación es necesaria para seguir motivados con los progresos que realizamos. Si cumplimos los objetivos estaremos satisfechos y seremos capaces de seguir con nuestro objetivo hasta el final. Y si no los cumplimos, nos indica que necesitaremos esforzarnos más.

motivado

¿Por qué estoy desmotivado?

En el camino hacia nuestros logros, pueden ocurrir problemas que nos impedirán llegar a nuestro objetivo. Para ello debemos estar preparados, y tener un arsenal de herramientas como las siguientes, que nos ayuden a superar la desmotivación.

  • Ambivalencia. Al inicio de nuestra decisión vamos a tener dudas y sentimientos contradictorios sobre porqué queremos cambiar. A este punto podemos elaborar un balance decisional. Una lista en la que anotemos los beneficios y los coste de la nueva acción que queremos llevar a cabo.
  • Aceptar el error. Es posible que fallemos y volvamos a los hábitos anteriores. Es muy importante conocer nuestros puntos fuertes (éxito) y débiles (dificultades). Para ello viene muy bien hacer simulaciones en imaginación en las que resolvamos posibles problemas. Tener en cuenta los obstáculos fomentara una comportamiento proactivo en la búsqueda de soluciones.
  • Falta de habilidades. Puede que si no mejoras en tus objetivos sea porque te falta desarrollar factores que no son motivacionales sino que tienen que ver con habilidades (paciencia, atención…) o recursos (libros, dinero, tiempo…).

¿Cómo estar motivado?

Vamos a hacer un repaso por las actitudes que podemos adoptar para superar la desmotivación. Las acciones que realizamos para cambiar son indispensables, pero no son eficaces si no las combinamos con actitudes positivas como las siguientes que nos ayudaran a encontrar la motivación que necesitamos.

  • Autoeficacia. Capacidad de usar las habilidades de forma efectiva en la resolución de problemas a pesar de las dificultades. Se trata de conducir bien en una carretera peligrosa, durante una tormenta.
  • Optimismo. Si somos optimistas y pensamos que alcanzaremos las metas propuestas a pesar de las dificultades, estaremos en una mejor posición para lograrlas.
  • Automotivación. Se trata de buscar, encontrar y darle un sentido superior a nuestras metas. No es lo mismo levantarse por la mañana para ir a trabajar por dinero que ir a trabajar motivados en busca de desarrollo personal. Ayuda recordar el porqué de nuestra decisión de cambiar e intentar encontrar motivos más trascendentes para dar lo mejor de nosotros.
  • Proactividad. La proactividad nos lleva a querer ser mejores, más responsables, más divertidos, más deportistas, etc., mientras que la pasividad nos conduce al «esperar.

En resumen, para lograr tu objetivo y no acabar desmotivado necesitamos recordar que tan necesario es trazar un buen plan, como mantener la motivación alta. Por ello diviértete, apoyate en las personas de tu alrededor, preparate para superar obstáculos y recuérdate por qué quieres el cambio. Nadie dijo que fuese fácil, pero si valdrá la pena. Ánimo en tu búsqueda de crecimiento personal ¿Cuál es tu motivación diaria?

Deja una respuesta