En este momento estás viendo ¿Cuáles son tus fortalezas? y todo lo que tienes que saber sobre ellas

¿Cuáles son tus fortalezas? y todo lo que tienes que saber sobre ellas

Conocer cuáles son tus fortalezas puede beneficiarte de muchas maneras. Se utilizan a través de la Psicología Positiva para conocernos mejor y utilizar las ventajas de las fortalezas. Para esto nos puede ayudar la terapia. Y es que hay una manera de trabajar desde nuestras características positivas. A lo largo de este artículo trataremos de evidenciar cuál es el trabajo que se lleva a cabo con el análisis de nuestras fortalezas.

El trabajo de las fortalezas se lleva a cabo una autoexploración de las áreas o puntos más débiles de nuestra personalidad. Y es desde los puntos fuertes sobre los que empezaremos a trabajar. Las personas sabemos de que «pie cojeamos», pero nos cuesta algo más de trabajo evidenciar nuestros puntos fuertes. Y utilizarlos para nuestro beneficio.

Autoconocimiento: La ventana de Johari

Para conocer cuáles son los componentes de mi personalidad es importante hacer un trabajo de autoconocimiento. El autoconocimiento se basa tanto en conocer mis fortalezas como mis debilidades. La ventana de Johari es una técnica psicológica muy interesante que trata de hacer un profundo análisis de nuestras características personales. En base a lo que conocemos de nosotros mismos y lo que los demás conocen de nosotros. Se estudia desde cuatro áreas:

  • Pública. Es lo que yo conozco de mi y los demás conocen de mi.
  • Ciega. Es lo que conocen los demás de mí y yo desconozco.
  • Oculta. Lo que conozco de mi y no cuento a los demás.
  • Desconocida. Lo que ni yo ni los demás conocemos sobre mí.

Para completar este ejercicio de autoconocimiento debes: crear una lista con cinco o más aspectos de ti mismo. Pedirás a otras personas que hagan una lista con rasgos y características acerca de ti. A continuación colocaremos en la «ventana» las características sobre nosotros. En la ventana pública los aspectos que se repiten en las dos listas. En la ventana ciega lo que está en la lista de las otras personas y no en la nuestra. Y rellenaremos el área oculta con aquello que no han sabido de nosotros los demás. Y en la desconocida lo que el resto de rasgos que no se repitan en el resto de categorías.

Fortalezas y debilidades

El análisis de las fortalezas y debilidades suele ir asociado al contexto de las empresas. Se aplica en la empresa a través del Análisis FODA: «Análisis de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas». Podemos trasladarlo al contexto de las personas y conocer el estado de la persona en un momento determinado. Se realiza en base a factores internos controlables (fortalezas y debilidades) y a factores externos no controlables (oportunidades y amenazas). Estas son cada una de las cuatro áreas que podemos analizar:

  • Fortalezas. Son las habilidades que ya se dominan correctamente. Nuestros puntos fuertes. Ej. Se me dan muy bien las ciencias sociales.
  • Oportunidades. Son condiciones o variables que podemos aprovechar para crecer. Ej. Crear hábitos de estudio.
  • Debilidades. Son puntos de actitudes o habilidades pendientes aún por dominar. En lo que solemos «cojear» o «se nos da mal». Ej. Las matemáticas se me dan muy mal.
  • Amenazas. Todas aquellas situaciones desfavorables que pueden impedir el logro de los objetivos. Ej.No tengo tiempo para estudiar.

A partir de este modelo podemos usar las fortalezas para: superar las debilidades, utilizar la ventaja de las oportunidades y evitar las amenazas.

Las personas no logran el éxito corrigiendo debilidades, sino potenciando fortalezas.

Cuáles son mis fortalezas

Las fortalezas personales son esas capacidades, cualidades, recursos, habilidades innatas, que están en nosotros desde que nacemos. Pero que muchas veces no sabemos ver o no hemos aprendido a identificarlas. El análisis de las fortalezas nos ayuda a reconocerlas. En cuanto a las fortalezas hay una serie rasgos que se han estudiado como las virtudes universales Salud psicológica: 13 Claves para mejorarla. Actualmente tenemos el método FORTE del Instituto Europeo de Psicología Positiva que ha realizado una lista con 26 fortalezas:

  • Aceptación. Saber identificar cuándo es mejor aceptar la situación que luchar contra ella.
  • Análisis. Te tomas tu tiempo para pensar y examinar la situación y las diferentes posibilidades antes de tomar una decisión.
  • Apreciación de la belleza. Disfrutas de la visión, escucha o en definitiva percepción de elementos que te resultan bellos.
  • Armonía. No sueles alterarte, mantienes la calma y la serenidad ante situaciones emocionalmente difíciles.
  • Calidad. Buscas y disfrutas con el trabajo bien hecho.
  • Carisma. Aportas tu conocimiento y habilidades para ver crecer a los demás.
  • Conocimiento emocional. Sabes identificar emociones y darles un significado.
  • Cooperación. Sueles colaborar, cooperar codo a codo.
  • Crecimiento. Disfrutas al involucrarte en retos que supongan un desafío personal.
  • Compromiso. Cumples con lo que prometes.
  • Curiosidad. Buscas la novedad, disfrutas al descubrir lo desconocido.
  • Directividad. Tiendes a asumir el control de las situaciones.
  • Equidad. Das importancia a que las partes sean tratadas de forma igualitaria.
  • Gratitud. Sientes que la vida te sonríe en pequeños y grandes detalles.
  • Honestidad. Te expresas con claridad, franqueza, sinceridad y al mismo tiempo con tacto.
  • Humor. La alegría y la risa forman parte de tu vida cotidiana.
  • Innovación. Se te da bien innovar, plantearte hacer algo diferente.
  • Legado. Tu objetivo final es aportar algo bueno al mundo en el que vives.
  • Manejo emocional. Conoces herramientas y técnicas para sacar partido a tus emociones (+ y -).
  • Organización. Tienes una gran habilidad para prever lo que va a ocurrir y estar preparado/a ante las diferentes posibilidades.
  • Perdón. Dejas atrás con facilidad emociones negativas como el rencor.
  • Persistencia. Das lo mejor de ti para conseguir lo que te propones.
  • Positividad. Eliges con más frecuencia quedarte con lo bueno y ver el vaso medio lleno.
  • Universalismo. Das importancia a cuidar el mundo, protegerlo de las agresiones medioambientales y a ser amable con los seres vivos que habitan en él.
  • Valentía. Afrontar situaciones complicadas y/o desconocidas.
  • Vitalidad. Sientes mucha energía, motivación y concentración.

Ventajas de trabajar nuestras fortalezas

Trabajar nuestras fortalezas nos ayuda a tener una visión más completa de nosotros mismos. Nos invita a desarrollar nuestro potencial y sacar lo mejor de nosotros mismos. Es trabajar para nuestro bienestar. En un primer momento nos puede parecer complicado evidenciar nuestros rasgos positivos y negativos. E incluso hay características de nuestra personalidad que solo se pueden conocer de terceras personas que nos observan desde afuera.

Las fortalezas también se pueden trabajar con los niños y fortalecerlas es clave para su desarrollo. Desde las fortalezas estaremos incentivando su autonomía y autoestima. Además de abrirles el camino para que crezcan con una gran confianza en sí mismos.

Al conocernos a nosotros mismos podemos ver que «todos podemos ser buenos en algo». Favorece las emociones positivas y disminuye las negativas. Y aumenta la confianza en nosotros mismos. Las fortalezas son una fuente inagotable de beneficios. Debemos centrarnos en trabajarlas para a partir de ellas generar el cambio de las menos desarrolladas.

Por último, las fortalezas también nos benefician en el área profesional. En esta sociedad tan exigente el éxito no es casualidad. Y se consigue cuando las personas están preparadas para aprovechar las oportunidades. Están entrenadas y conocen sus fortalezas, su método de trabajo y sus valores. Saber cuáles son tus fortalezas te puede transformar de una persona común a alguien con un desempeño excepcional.

Puesta en marcha de las fortalezas

Para tener un buen desempeño se debe responder a estas preguntas: ¿Cuáles son mis fortalezas? ¿De que manera me ayudan o perjudican? ¿Cómo equilibro mis fortalezas? ¿Y de que manera las puedo poner en marcha?

De los elementos más importantes es el autoconocimiento (para qué somos buenos y qué se nos da bien hacer). Las fortalezas se vuelven nuestras herramientas de afrontamiento para el día a día. Ser conscientes de ellas, nos sirve para comprender como afecta esta forma de actuar en nuestro entorno. Y si la manera en la que lo hacemos nos beneficia o nos perjudica. De nada sirve saber en qué destacamos, si nuestro desempeño no es el adecuado para nosotros o nuestro entorno.

Para seguir trabajando las fortalezas es importante que estas estén en equilibrio. No es adecuado tener fortalezas muy elevadas ni poco desarrolladas. Ej. Una persona puede tener como fortaleza la organización. Ser buena planeando el futuro. Pero si tiene un nivel muy elevado de organización, esa rigidez no le permitirá actuar ante imprevistos. Y si por el contrario, tiene poca organización no sera constante e improvisará. Podemos utilizarlas a nuestro favor, de manera que nos permitan funcionar de manera adecuada. No es cuestión de cambiarnos sino de trabajar para mejorar la forma en que nos desempeñamos en el día a día.

Por último al aplicar las fortalezas en una tarea concreta alcanzaremos una conexión particular que llamamos compromiso. El compromiso con la tarea nos aporta altos niveles de autoeficacia. Y nos hace disfrutar de cada momento de trabajo. Pudiendo hacer que experimentemos un elevado número de emociones positivas. Y un entorno propicio en el que poder expresarlas.

Enfócate en tus fortalezas, no en tus debilidades.

Roy T. Bennett

El éxito está en las fortalezas

La aplicación de las fortalezas personales tiene un significado más amplio. Y es poder aplicar las fortalezas para ayudar a los demás. Generalmente, este proceso se da a través de la familia, el trabajo, la escuela, la comunidad. En definitiva, es poner nuestras capacidades al servicio de los demás para obtener significado vital como resultado de este proceso. Ayudar haciendo lo que se nos da bien nos dará una alta sensación de coherencia y sentido en la vida.

No hay nada mejor que reconocer los aspectos positivos de uno mismo. En lugar de centrarnos en lo que debemos cambiar. Las personas que utilizan sus fortalezas con frecuencia:

  • Tienen un alto compromiso con lo que hacen y un alto desempeño en su trabajo.
  • Dicen sentirse más felices, satisfechas y con más energía.
  • Consiguen sus objetivos de forma más efectiva.
  • Están más protegidos ante trastornos psicológicos.
  • Tienen una mejor recuperación.

Las personas que han descubierto sus fortalezas principales y dedican tiempo a ejercitarlas experimentan gran satisfacción en sus vidas y mejora significativamente su estado emocional.

Martin Seligman

Bibliografía

Castro Solano, A. (2010). Ensayo: Psicología positiva:¿ Una nueva forma de hacer psicología?

de Mandojana Valle, Í. M. (2014). Trabajando desde las fortalezas, una apuesta por las personas. Edetania. Estudios y propuestas socioeducativas, (45), 211-218.

Giusti, E. (2009). Descubriendo las fortalezas y construcción de resiliencia con terapia cognitiva: Un modelo en 4 pasos. Psicodebate. Psicología, Cultura y Sociedad, (9), 105-126.

Drucker, P. (2005). Gestionarse a sí mismo. Harvard Business Review, 83(1), 87-95.

Instituto europeo de psicología positiva. Recuperado de: https://www.iepp.es/fortalezas-personales/#Aceptacion

Deja una respuesta