En este momento estás viendo Estilos de aprendizaje

Estilos de aprendizaje

Los estilos de aprendizaje son la forma personal que elige el alumno para aprender. La educación que se pueda alcanzar también depende del alumno. Dentro del proceso de aprendizaje se valoran los contenidos que se pueden aprender y la manera en la que se han aprendido. Y es aquí donde los estilos de aprendizaje hacen la diferencia. Tener un estilo u otro puede hacer la diferencia en que apruebes o suspendas un examen. Porque no es lo mismo estudiar para un examen tipo test, que para un de desarrollo.

Los estilos de aprendizaje van a ser diferentes en función de factores como: la personalidad o las capacidades y dimensiones cognitivas. Debemos conocer cuáles son nuestros puntos fuertes con los que iremos sumando logros. Y controlar los estilos de aprendizaje que no nos benefician en absoluto.

Estilos de aprendizaje diferentes

A la hora en la que un niño trata de comprender un texto, se producen tres estilos de aprendizaje diferentes para abordar la tarea:

  • Procesamiento profundo: Son los alumnos que comienzan a leer con la intención de comprender y analizar el significado del texto. Se necesita una gran implicación personal. Tienden a relacionar los conceptos del texto con conocimientos previos del tema. Realizan un análisis de las conclusiones del texto. Para asegurarse de que son adecuadas a los argumentos que se han desarrollado durante la lectura. Tienen un motivo principal en el texto, el interés en aprender. Tienen una intención clara de comprender. Para ello leen en profundidad tratando de reflexionar y descubrir significados ocultos del texto.
  • Procesamiento superficial: Los niños tratan de memorizar lo que creen que es importante. O lo que creen que les van a preguntar en el examen. Realizan las tareas porque es su obligación. Pero sienten que se las han impuesto contra su voluntad. Las tareas carecen de un significado personal y no se relacionan con contenidos previos. No tienen estrategias, solo repetir elementos suelos. Este estilo de aprendizaje está muy asociado a la ansiedad ante los exámenes. Cuando la ansiedad es elevada la capacidad de memorización disminuye.
  • Procesamiento de logro: El estilo de aprendizaje o las estrategias no importan. Lo que importa es tener buenos resultados. Estos alumnos realizan estrategias en el estudio. Como la organización del tiempo, el espacio de trabajo, realizan todas las tareas no obligatorias, se aseguran de tenerlo todo controlado. Tratarán de obtener la nota más alta. Son alumnos que tratan de sobresalir y son competitivos. Los sobresalientes incrementan su ego y autoestima.

Por supuesto, el estilo del que más se beneficia el alumno, es el procesamiento profundo. Aunque siempre no es posible y se trataría de un aprendizaje que requiere un gran esfuerzo. Así como gran motivación, tiempo y sacrificio. Pero es la manera en la que el estudio tendrá un significado y no se olvidarán de lo aprendido.

Estilos de pensamiento

Un estilo de pensamiento es la forma en la que la persona prefiere aprender. Cuando nuestro estilo de pensamiento encaja con el medio en el que nos encontramos, tendremos éxito. Ej. Una escuela aprecia que hagas investigaciones extra y tengas curiosidad sobre temas que se estén tratando en ese momento. Y otra escuela puede que le de muchísima más importancia a que sepas matemáticas avanzadas. Son dos maneras diferentes de aprender.

Sternberg propone que es tan importante tener capacidades intelectuales para un buen rendimiento. Como ser efectivos y saber aplicar nuestras habilidades a diferentes tareas o retos.

En su teoría del autogobierno mental hace una analogía entre las formas de gobierno y las maneras de pensar. Diferencia trece estilos agrupados en cinco dimensiones: las funciones, formas de gobierno, niveles de estilos, el alcance y la inclinación de los estilos.

Funciones mentales

Para empezar se pueden diferenciar según las funciones mentales que se realizan. La primera es el estilo legislativo: les gusta crear, formular, planificar, hacer las cosas a su manera y tienen sus propias reglas. Prefieren resolver problemas que no estén planificados de antemano. La segunda es el estilo ejecutivo. Son personas que tienden a seguir reglas. Prefieren que los problemas estén estructurados y planeados con anterioridad. No les gusta crear las cosas desde cero. Son muy apreciados en la sociedad porque obedecen y encajan con el sistema que les evalúa. Por último el estilo judicial. Tiene tendencia a comparar, analizar, corregir, contrastar contenidos de problemas ya existentes. Les gusta dar su opinión y decir la manera en la que se tienen que hacer las cosas.

Formas de autogobierno

Para continuar también habría cuatro formas de autogobierno mental. La primera es el estilo monárquico. Los problemas se afrontan de una sola manera. Nada se interpone en su tarea y la terminan cuando ellos quieren. Cuando son monárquicos debemos hacer que aprendan a través de esas actividades preferidas con las que disfrutan tanto. La segunda es el estilo jerárquico. Son niños flexibles que tienen unas prioridades ordenadas y distribuidas. Además pueden resolver problemas desde diferentes puntos de vista. El estilo oligárquico está motivado por varias cosas a la vez. Es incapaz de priorizar y establecer metas. Por último tenemos al estilo anárquico. No hay una organización clara, es aleatoria. Utilizan procedimientos diferentes para solucionar los problemas. Son muy creativos. Rechazan los sistemas rígidos que les limitan.

Niveles, alcance e inclinación de estilos

Para finalizar los estilos pueden organizarse por niveles más globales (ven el marco general) o más locales (más al detalle y concretos). El alcance de los estilos puede ser hacia un estilo más introvertido (trabajan solas) o más extrovertido (trabajan mejor en equipo). Extrovertidos e introvertidos: ¿Con quién te identificas? Y también tenemos una inclinación de estilos más liberales (trabajan con incertidumbre y sin reglas) o más conservadores (estructurados, con reglas).

Motivación escolar

Se supone que cada vez se conocen más estrategias de estudio, se conoce la influencia de variables individuales, de estilos de aprendizaje diferentes etc. Y la realidad es que los alumnos están muy desmotivados en el estudio. Se puede apreciar como la educación está desfasada y es poco atrayente para los alumnos. Para que la motivación en el estudio sea: intrínseca, tenga sensación de reto, sea motivadora por si misma, se proponen factores influyentes en la motivación:

  • Percepción de la utilidad en el aprendizaje: Si no apreciamos la utilidad del aprendizaje disminuye la motivación. Debemos buscar algo útil en el aprendizaje. Se busca que el aprendizaje sea intrínseco (que sea un reto individual).
  • Incentivos externos: Los alumnos que solo estudian para aprobar no buscan aprender. El objetivo de estudiar es evitar suspender. Pero de esta manera el estudio no es efectivo. Se vuelve una tarea aburrida e impuesta. Que mina el autoestima y se basa en la repetición y memorización.
  • Autoestima: Cuanto mayor es el miedo por fracasar, más afecta al autoestima. Y viceversa. Cuanto más miedo al suspenso peor autoestima. Se debe animar a los niños y no basarnos en sus conocimientos por la nota en un examen.
  • Imposición: Estudiar obligados es absolutamente negativo. Así dejarán de esforzarse y perderán todo interés. No podemos obligar a estudiar a la fuerza. Se trata de hacer que el niño escoja libremente ponerse a estudiar para que consiga ser responsable e independiente.
  • Apreciación: Los niños buscan ser aceptados por sus padres y profesores. La motivación va a depender de si las figuras adultas saben guiar al niño y mantenerlo motivado.

Aprendizaje autorregulado

El aprendizaje autorregulado se trata de «aprender a aprender». Se define como un proceso en el que pensamientos, sentimientos y acciones son autogeneradas sistemática y deliberadamente orientadas al logro de tus propias metas. Se trata de poner todo el conocimiento en función de tus propias metas. Estas personas confían en métodos de aprendizaje planificados. Pero lo más importante es que derivan su automotivación de su percepción de autoeficacia y de regularse con éxito. Para llegar al aprendizaje autorregulado se requiere pasar por distintas fases.

  • Fase previa: Planificar el proceso. Requiere proponerse metas y demorar gratificaciones. Se necesita ser flexible y adaptar el proceso según vayamos consiguiendo los objetivos.
  • Fase de realización: Es necesario practicar el autocontrol. Hacer todo lo necesario por mantener la atención y el esfuerzo en utilizar todos los recursos disponibles.
  • Autocontrol: Se necesitan estrategias de control de todo tipo. Así como tener valor para continuar con la motivación. Se necesita control el miedo, la inseguridad, refuerzos, organizar el espacio, eliminar distractores etc.
  • Reflexión: Se llega al final del proceso con una autoevaluación. Se trata de evaluar los logros conseguidos y encontrar las causas de nuestro éxito o fracaso. Trataremos de percibir nuestros logros como motivados por nosotros mismos (intrínsecamente). Con un interés genuino hacia la tarea y apreciando la utilidad y el valor de lo que hemos conseguido.

Estrategias de aprendizaje

Para elegir bien las estrategias hemos debido hacer un análisis de los estilos de aprendizaje. Así como haber reflexionado sobre la motivación y la importancia de estar motivados intrínsecamente para tener buenos resultados. A continuación se trata de elegir entre varias las estrategias de aprendizaje que más se adecuen a nuestro estilo de aprendizaje.

  • Estrategias específicas: Tenemos las estrategias de repetición que se utilizan para exámenes tipo test. No facilitan la comprensión ni el aprendizaje significativo. Y se olvidan rápidamente. La elaboración se utiliza para dar significado y comprender lo que se lee. Se hacen conexiones con conocimientos previos. Se estudia haciendo resúmenes o constando preguntas. La organización se utiliza cuando subrayamos textos. Es importante para realzar las ideas importantes. Se hace una tarea de jerarquía de información en la que se resalta la información que es importante de la que no lo es. Es un proceso creativo que crea un nueva estructura del texto.
  • Estrategias de control: Se trata de recursos externos que tratan de mejorar el aprendizaje. Se cambia el entorno para adaptarlo al sujeto. Por ejemplo controlar el tiempo, tener un ambiente de estudio calmado, saber pedir ayuda (es muy importante saber cuando necesitamos pedir ayuda y a quien debemos acudir) y el control personal (esfuerzo, persistencia, estado de ánimo).
  • Estrategias metacognitivas: Se trata de tomar conciencia sobre los conocimientos que posees. Pero también de los conocimientos que ignoras. Se consigue cuando desarrollas la capacidad de saber lo que quieres conseguir con la tarea. Muy importante conocer las estrategias de las que disponemos o las que tenemos que cambiar para lograr ser efectivos en nuestro estudio.

Nunca pienses en el estudio como una obligación. Sino como una oportunidad para entrar en el bello y maravillosos mundo del saber.

Albert Einstein

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Marta

    Muy interesante. El aprendizaje y nuestra inmersión en el sistema educativo tiene un peso a lo largo de nuestra vida que merece que se le preste especial atención, y ser objeto de reflexión en un@ mism@.

    1. Los estilos de aprendizaje son básicos para un buen aprendizaje. E influyen de forma directa con nuestras ganas de aprender. Hay que trabajar con los diferentes estilos y formas de desarrollar la información. Eso es lo enriquecedor de ser diferentes. Muchas gracias por tu aportación.

Deja una respuesta