En este momento estás viendo Las 10 habilidades fundamentales para la vida

Las 10 habilidades fundamentales para la vida

Las diez habilidades fundamentales para la vida fueron resumidas en 1994 por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se enumeraron 10 habilidades fundamentales para la vida, definidas como “capacidades para adoptar un comportamiento adaptativo y positivo que permita a los individuos abordar con eficacia las exigencias y desafíos de la vida cotidiana”.

Es importante conocer cuáles son las habilidades que nos pueden ayudar a mejorar nuestro bienestar. Se pueden considerar como facultades que todos poseemos como personas en la interacción social con otros. Todos las tenemos y podemos trabajar para mejorarlas y utilizarlas cuando sea necesario. Esto nos hará ser más eficaces emocional y socialmente.

Las 10 habilidades fundamentales

Las habilidades para la vida o destrezas psicosociales son las que nos permiten enfrentar con éxito las exigencias y desafíos de la vida diaria. Las vamos perfeccionando durante nuestro desarrollo evolutivo.

Promueven el desarrollo de factores de protección comunes a diversos problemas psicosociales. EJ. Practicar la comunicación asertiva, puede ser eficaz en la prevención de consumo de sustancias u otras conductas de riesgo. Así pues, no lograrlas puede ocasionar malestar y conductas de riesgo para la salud. Pero si las practicamos podremos actuar de manera competente y habilidosa en las distintas situaciones de la vida cotidiana y con su entorno, favoreciendo comportamientos saludables en las esferas física, psicológica y social.

No debemos confundir habilidades para la vida como consejos o tips sobre cómo debemos comportarnos en tal o cual situación. La adquisición y aplicación de estas habilidades nos permitirán: ser responsables de nuestras propias acciones, cuidándonos a nosotros/as mismos/as y relacionándonos con los y las demás de manera asertiva.

Todos tenemos buenas habilidades, pero nunca dejes de perfeccionarlas.

Habilidades para la vida

El enfoque de habilidades para la vida da la misma importancia a la adquisición de habilidades cognitivas y emocionales, que al desarrollo del intelecto. Este enfoque pretende fomentar capacidades en estas áreas específicas para fortalecer los factores protectores, sobre todo en la adolescencia. Promueve la competitividad necesaria para lograr una transición saludable hacia la madurez y promover la adopción de conductas positivas.

Las habilidades pueden trabajarse a través de: Juegos de rol, análisis de situación, trabajo en grupo, pequeños debates, árbol de problemas, ejercicios de relajación Técnicas de relajación: aprende a relajarte y formación de confianza. Se pueden llevar a cabo en varios grupos de edad siempre que se tenga en cuenta el grado de desarrollo y la etapa evolutiva en la que e encuentran. Y adaptando las actividades a sus necesidades específicas: edad, sexo, población factores sociales, culturales etc.

La educación de estas habilidades para la vida se basa en realizar actividades, sobre todo en grupo. En las que los jóvenes fomenten sus habilidades cognitivas y emocionales. Y aprendan a tomar decisiones, a reflexionar sobre problemas importantes etc. Desde sus propias vivencias como adolescentes. Esta formación en habilidades para la vida se ha demostrado efectiva para: promover conductas deseables ( socialización, comunicación, toma de decisiones, solución de conflictos) y prevención de conductas negativas o de alto riesgo ( uso de tabaco, alcohol u otras drogas, sexo inseguro y violencia).

Durante la formación se tratan temas como: Prevención de la violencia/resolución de conflictos Alcohol, tabaco y uso de otras sustancias, Relaciones interpersonales (amistad, noviazgos), Salud sexual y reproductiva, Estado físico/ Nutrición (alimentos saludables, ejercicio, imagen corporal).

Características de las habilidades para la vida

  • Son comportamientos adquiridos y aprendidos.
  • Centrados en el ámbito socio-afectivo de la persona.
  • Desarrolla factores protectores.
  • Es una educación sentimental.
  • Desarrolla habilidades sociales, cognitivas, y para manejar las emociones.
  • Favorece comportamientos saludables en las esferas física, psicológica y social.

Beneficios de entrenar las habilidades para la vida

  • Enfrentar con éxito las exigencias, demandas y desafíos de la vida diaria.
  • Actuar de manera competente.
  • Adquirir aptitudes necesarias para el desarrollo humano.
  • Comportamientos y estilo saludables.
  • Mejor salud mental.
  • Resolver problemas.
  • Se da dentro de sus posibilidades sociales y culturales.

Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino.

Habilidades sociales

Las habilidades sociales nos permiten relacionarnos de manera efectiva con los demás. Si cuando somos niños no conseguimos desarrollar las habilidades sociales podemos ser rechazados por nuestros iguales, y comprometernos en conductas poco saludables. En la adolescencia las habilidades se tornan más complejas y son un elemento fundamental. Por eso, lograr interacciones sociales efectivas es un factor muy importante para funcionar exitosamente en la vida. Las habilidades sociales que debemos desarrollar son:

  • Relaciones interpersonales. Generar, establecer y conservar relaciones interpersonales significativas. Sin embargo, es esencial ser capaz de terminar aquellas que impiden el crecimiento personal.
  • Comunicación asertiva. Expresar con claridad, en forma apropiada al contexto y la cultura, lo que se siente, piensa o necesita. También, implica saber escuchar e interpretar lo que se siente, piensa y ocurre en determinada situación.
  • Solución de problemas y conflictos. Transformar, manejar los problemas y conflictos de la vida diaria de forma flexible y creativa, buscando diversas alternativas, identificando en ellos oportunidades de cambio y crecimiento personal.

Guiar a los niños a practicar estas respuestas de empatía puede ayudarles a encontrar soluciones no violentas al poner la perspectiva en los sentimientos de los demás.

Habilidades emocionales

Las habilidades emocionales están dirigidas al aprendizaje del autocontrol, la regulación y el manejo de las emociones. Las personas debemos tratar de pensar y manejar de manera efectiva el malestar emocional.

  • Manejo de sentimientos y emociones. Identificar fuentes de tensión y estrés en la vida cotidiana. Lograr reconocer sus distintas manifestaciones, y encontrar maneras de eliminarlas o modificarlas de forma saludable.
  • Empatía. Ponerse en el lugar de otra persona para comprender mejor lo que sucede con ella y responder a esta situación de forma solidaria, de acuerdo a la situación.
  • Manejo de estrés y tensiones. Aprender a interactuar en el mundo afectivo logrando mayor sintonía entre el propio mundo emocional y el de las demás personas para lograr enriquecer la vida personal y las relaciones interpersonales.

El entrenamiento en habilidades emocionales favorece: el fortalecimiento del locus de control interno, (tener control personal y responsabilidad por la vida propia), el aprendizaje basando en el esfuerzo, de la demora de las gratificaciones, tener una motivación intrínseca y aprender a buscar ayuda en momentos de angustia.

Habilidades cognitivas

Si desarrollamos nuestras habilidades cognitivas seremos capaces de plantear metas y generar medios para alcanzarlas. Necesitamos aprender a pensar, a identificar nuestros pensamientos, reflexionar, identificar problemas o generar alternativas y soluciones para resolverlos.

  • Autoconocimiento. Conocer mejor sus rasgos, ser, carácter, fortalezas, oportunidades, actitudes, valores, gustos y disgustos. Construir un sentido acerca de lo que percibe de sí mismo, de las demás personas y del mundo. Autoconocimiento personal: ¿Quién soy?
  • Pensamiento creativo. Hacer uso de la razón y la pasión: las emociones, sentimientos, intuición, fantasías e instintos, para lograr ver las cosas desde perspectivas diferentes, que permitan inventar, innovar y emprender con originalidad propia.
  • Pensamiento crítico. Aprender a cuestionarse, investigar y no aceptar las cosas de forma crédula. Ser capaz de llegar a conclusiones propias sobre la realidad, generando argumentos y criterios válidos.
  • Toma de decisiones. Evaluar diferentes posibilidades, teniendo en cuenta necesidades, capacidades, criterios y consecuencias de las decisiones no sólo en la vida propia sino también en la vida de las demás personas.

Trabajar las habilidades cognitivas favorece la reflexión de las propias conductas,de las cualidades y del esfuerzo que uno necesita para conseguir sus logros. Las personas que creen que son importantes en sus propia vida tienen una tendencia a participar en conductas más proactivas, más constructivas y saludables.

Desarrollo de habilidades para la vida

El desarrollo de las habilidades fundamentales está encaminado hacia la prevención de conductas de riesgo en población vulnerable como la adolescente. La educación de estas habilidades comienza en el hogar y se amplia hasta la escuela. Se trata de enseñar habilidades específicas, con contenido apropiado y adaptado para los jóvenes. Es un método que involucra el aprendizaje cooperativo, el apoyo de los pares, el ensayo continuado de conductas, retroalimentación, crítica constructiva por parte de los pares y adultos que llevan a cabo la formación. No enseña a qué pensar sino a cómo pensar. Trata de favorecer la individualidad y el pensamiento creativo. Pasos:

  • Promoción de los conceptos de habilidades: Definir las habilidades, generar ejemplos, tanto positivos como negativos, y corrección de conceptos erróneos. Ej. Tratar la habilidad de la asertividad y poner ejemplos de situaciones en las que la han practicado.
  • Adquisición y desempeño de habilidades: Poner en marcha las habilidades con ensayos dirigidos por el profesional, evaluar el desempeño final, retroalimentación y recomendaciones sobre acciones de corrección. Ej. Se realiza un ensayo en el que se representa una situación en la que se utilice la asertividad.
  • Habilidades de mantenimiento/generalización: Se busca que los adolescentes encuentren oportunidades en la vida real para poner en marcha las habilidades entrenadas.

Para los menores es una oportunidad para formar una personalidad bien definida, con valores que les van a permitir tomar decisiones más acertadas que les permitan alcanzar sus metas. Además favorece su madurez, crecimiento y la formación de un proyecto vital con sentido. La Unesco (1996) recupera la enseñanza/aprendizaje de las habilidades para la vida como un componente esencial de la formación humana integral, ligándolos a los pilares de la educación: aprender a aprender/conocer, a ser, a convivir, a hacer y a emprender, aprendizajes que no concluyen con la escolarización sino que continúan a lo largo de toda la vida de la persona.

Aprender a aprender es la habilidad más importante de la vida.

Tony Buzan.

Bibliografía

López, M. F., & García, K. P. V. Habilidades para la Vida y riesgo suicida. Análisis de caso único en un joven.

Cardozo, G., Dubini, P., Fantino, I., & Ardiles, R. (2011). Habilidades para la vida en adolescentes: diferencias de género, correlaciones entre habilidades y variables predictoras de la empatía. Psicología desde el Caribe, (28), 107-132.

Choque-Larrauri, R., & Chirinos-Cáceres, J. L. (2009). Eficacia del Programa de habilidades para la vida en adolescentes escolares de Huancavelica, Perú. Revista de Salud pública, 11, 169-181.

Castilla, I. M., & Iranzo, I. (2002). Habilidades para la vida. Revista de Formación Del. La Paz.

Mangrulkar, L., Vince, C., & Posner, M. Organización Panamericana de la Salud.“Enfoque de habilidades para la vida para un desarrollo saludable de niños y adolescentes”, 2001.

Deja una respuesta