En este momento estás viendo Maltrato infantil ¿Cómo identificar el maltrato?

Maltrato infantil ¿Cómo identificar el maltrato?

El maltrato infantil es tan antiguo como la civilización. Antiguamente el infanticidio, las violaciones y los bejamientos estaban a la orden del día. En la cultura romana, los niños eran propiedad de los padres. Y podían hacer con ellos lo que quisieran. No es hasta la época de la Ilustración cuando se empieza a tener en cuenta a los niños.

A principios del siglo XX aparecen los derechos de los niños. Y en 1989 con el Tratado Internacional de la Convención de los Derechos del Niño se declara la necesidad de proteger a los menores.

Definición de maltrato infantil

Hay un problema para definir maltrato infantil. Porque hay dificultades en encontrar un común denominador. El maltrato es un problema complejo y multicausal. Todas las definiciones están de acuerdo en que: El derecho del menor está por encima de todo y que el maltrato está relacionado con necesidades no satisfechas.

  • Definición de la convención nacional de los derechos del niño de naciones unidas. Toda violencia, perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente malos tratos, explotación mientras el niño se encentre bajo la custodia de sus padres, de un tutor o de cualquier persona que lo tenga a su cargo. Esa definición nos demuestra que el maltrato no es unicamente intra-familiar. Sino que se pueda dar fuera de la familia Ej. En interacción con su sistema escolar, entre iguales etc.
  • Observatorio de la infancia (2011). Acción omisión o trato negligente no accidental que prive al niño de sus derechos y su bienestar. O que amenace e interfiera su ordenado derecho físico, psíquico, o social. Y cuyos autores puedan ser personas, instituciones o la propia sociedad.

Derechos del niño

La convención de los derechos del niño de Naciones Unidas en 1989. Señalan en relación a la protección de toda forma de violencia que:

  • Los estados parte deben tomar todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas para la protección de los niños. De toda forma de perjuicio o de abuso físico o mental descuido o trato negligente, malos tratos o explotación. Incluido el abuso sexual, mientras que el niños se encuentra bajo la custodia de sus padres, de un tutor o cualquier persona que tenga a su cargo.
  • Estas medidas de prevención deben comprender procedimientos eficaces para establecer programas sociales. Que proporcionen asistencia sanitaria al menor y a quienes cuidan de él.

Tipos de maltrato infantil

Hay cuatro tipos de maltrato. Aunque nunca se da de manera pura. Siempre suelen darse en combinación. Excepto el tipo de maltrato emocional.

  • Maltrato Físico. Es el daño físico intencionado. O crear una situación que ponga en peligro al menor.
  • Maltrato Emocional. Son acciones emocionales en las que hay críticas, desvalorizaciones y/o vejaciones de forma constante y crónica. Es u maltrato activo, pero invisible. Tiene repercusiones muy significativas.
  • Abuso sexual. Es el abuso de poder de un adulto que convence o manipula para obtener la satisfacciones sexual de un menor.
  • Negligencia. Es un maltrato pasivo. Se trata de no satisfacer las necesidades físicas del menor. O poner en peligro su desarrollo evolutivo en todas las áreas. Es el más común en España.

Hay otros tipos de maltrato más específicos como: la mendicidad, la explotación laboral o el Síndrome de Munchausen por poderes.

Causas del maltrato infantil

Desde un punto de vista clínico, el maltratador tiene uno o varios trastornos de personalidad o desequilibrios emocionales. Pero sabemos que esto no es totalmente cierto. Sería más adecuado centrarse en un modelo ecosistémico como el que propuso Bronfrenbrenner. En el que hay cuatro sistemas que influyen en el desarrollo del maltrato:

  • Desde un sistema individual se relaciona con los rasgos del maltratador y la situación de la víctima. A nivel individual el maltrato se produce dentro de la familia.
  • El sistema relacional hace referencia a las relaciones del individuo con su entorno. Ej. en el ámbito escolar o la familia externa.
  • El sistema comunitario se refiere a la violencia en las relaciones sociales.
  • Y el sistema social se refiere a políticas sociales, cultura e ideologías.

Rasgos del maltratador

Tienen rasgos de personalidad relacionados en principio vinculados a una historia de maltrato en su infancia. Bien por haber sido abandonados o porque han sido víctimas de violencia en el entorno familiar. O bien han crecido en un ambiente social de aprendizaje de la violencia.

Se caracterizan por una falta de control de los impulsos. A veces puede estar relacionada con adicciones. También una baja autoestima junto con sentimientos de fracaso o frustración. Que ha podido estar relacionada con haber estado sometidos la violencia. Además de escasas estrategias para resolver problemas cotidianos. Y falta de habilidades sociales.

Pero los padres que han sido maltratados en la infancia, no tienen por que maltratar. No hay un maltrato que se repita de generación en generación. El maltrato generacional puede modificarse.

En general los maltratadores utilizan la violencia como castigo. Manifiestan ser dueños de los menores. Y son indiferentes a los daños que puedan ocasionar en los pequeños.

Factores relacionados con el maltrato infantil

Existen factores que se consideran de riesgo. Son características que aumentan las posibilidades de que una persona se convierta en maltratador. Como circunstancias sociales adversas: escasez de recursos materiales y económicos, precariedad laboral, o nivel cultural bajo. Además de tendencias al consumo de alcohol y otras sustancias. Aislamiento social, falta de habilidades parentales, o una historia previa de maltrato.

Pero del otro lado podemos destacar otra serie de factores protectores de la violencia. Osea que evitarían que se produjese maltrato infantil. Como desarrollar buenas habilidades parentales, apoyo social y disponibilidad de recursos sociales.

Cómo identificar el maltrato físico

Las lesiones de un maltrato físico se pueden identificar con los siguientes indicadores:

  • Las lesiones no son normales en lo previsible para un niño de su edad.
  • Hay certeza de que en la familia se emplea el castigo corporal.
  • La lesión no se corresponde con la gravedad del comportamiento.
  • Parece que el padre no controló su reacción cuando le castigó.
  • El niño presenta una reacción de tensión no justificada.

Consecuencias del maltrato físico

En el niño se transmite el mensaje de «eres malo, y mereces ser castigado». Se pueden generar contextos de desprotección y terror. Y el menor puede asumir dos papeles: Una conducta pasiva y obediente. O todo lo contrario, una conducta agresiva: se identifica con el agresor, aprende la violencia como solución de conflictos. Ha tenido que adaptarse a esa situación en la que la violencia es la solución.

Entre las secuelas que se pueden quedar marcadas en los niños, nos encontramos: Trastornos de identidad, autoestima baja, ansiedad, depresión, indefensión aprendida, automutilaciones, e incluso Síndrome de estrés post traumático.

En cada niño se debería poner un cartel que dijera: Tratar con cuidado, contiene sueños

Mirko Badiale

Negligencia y Abandono

Este tipo de violencia tiene que ver con dejar de satisfacer las necesidades básicas del menor: vestido, aseo, alimentación, cuidados médicos, vigilancia protección de situaciones potencialmente peligrosas. Estas necesidades no son atendidas por ningún miembro de la familia. El abandono es dejar solo al niño/a. Y la negligencia son los fallos de las funciones parentales.

La negligencia puede ser emocional. Y está relacionada con un fallo persistente de respuestas, por parte de los adultos, a las señales o expresiones emocionales y de proximidad expresadas por el menor. Así como una falta de contacto e interacción con el menor.

Además hay varias causas o tipos de padres detrás de la negligencia: Hay madres que suelen ser más agresivas como consecuencia de haberse criado con castigo físico o haber tenido que cuidar de sus hermanos. También podría generarse por modelos de crianza inadecuados y peligrosos para el niño. Criarse en un contexto de pobreza y exclusión. O en un hogar con problemas familiares, como enfermedades mentales.

Cómo identificar la negligencia

El maltratador tiene una historia previa de malos tratos, negligencia o abandono. Puede ser adicto al abuso de drogas y alcohol. Tener alguna psicopatología previa o discapacidad intelectual. En general, no le interesan nada los hijos.

Los indicadores físicos mas llamativos en el niño son: suciedad, mala alimentación, necesidades medicas no atendidas, apatía, somnolencia, tristeza, aislamiento, explotación laboral. Las consecuencias conductuales más llamativas pueden ser: participar en conductas delictivas y peligrosas, pide o roba comida, no acude a clase, o expresa que no tiene nadie que le cuide y se muestra hambriento de afecto y cuidados.

Consecuencias de la negligencia

Nos encontramos con secuelas que pueden ir desde trastornos del apego hasta una falta de desarrollo físico e intelectual. Pasando por una conducta predadora de búsqueda de comprensión y afecto, pero de maneras inadecuadas.

Normalmente pueden presentar un retraso en el crecimiento y enfermedades crónicas. Además de sentimientos de inferioridad, y de inadecuación. Con ansiedad y miedos. Y tendencia a la depresión con una mala imagen de sí mismo y del mundo que les rodea.

Maltrato emocional o psicológico

Es toda acción de carácter verbal, o toda actitud hacia un menor, crónica, persistente y muy destructiva, que provoque o pueda provocar daños psicológicos en él o ella. Se refleja en insultos, desprecio, críticas, amenazas de abandono y constante bloqueo de las iniciativas de interacción infantiles, por parte de un adulto.

Como identificar el maltrato emocional

El maltratador basa sus relaciones con el niño en el temor o en una disciplina excesiva. Aterroriza, amenaza con castigos extremos. Mantiene unas exigencias y unas creencias extremas. Además tolera la violencia extrema.

Los indicadores físicos más notables del maltrato emocional son trastornos en: la conducta alimentaria, insomnio, terrores nocturnos, enuresis, encopresis, cefaleas, abdominoalgias o finge síntomas.

También se reflejan en la conducta con: contacto físico inadecuado, fobias, ansiedad, conductas regresivas. Es excesivamente complaciente con desconocidos, pasivo, y nada exigente con la conducta de autoridad.

Consecuencias del maltrato emocional

Cuando los niños son muy pequeños puede producirse un retraso en el crecimiento. Y tener alopecia debida al estrés. En los niños más mayores se produce retraso en el desarrollo psicomotor. También perturbaciones en el lenguaje y trastornos psicosomáticos. En la adolescencia se pueden producir fugas del hogar y conductas autolesivas. También bajo rendimiento académico y fracaso escolar.

Abuso sexual

Contactos e interacciones inadecuadas entre un niño y un adulto. Cuando el adulto utiliza al niño para estimularse. El abuso sexual puede puede ser cometido por un menor de dieciocho. Si es significativamente mayor y está en posición de poder sobre el otro. El abuso sexual siempre se produce en una situación de asimetría en la relación, sin consentimiento y con cohersión: situación de poder y control sobre el menor. Y puede ser con o sin penetración y la agresión con o sin violencia. Se puede producir dentro o fuera de la familia. O puede ser institucional, realizada dentro de una institución pública o privada.

Como identificar el abuso sexual

En cuanto a las evidencias se necesita de información fiable sobre la conducta sexual inapropiada por parte del menor y de otros adultos. El menor ha comentado ser víctima de abuso, y hay informes que evidencian la sospecha o la existencia del mismo.

Pueden ser factores de alarma las conductas como que el niño cuente que un familiar le ha mostrado material explícito sexual, le ha tocado o abusado sexualmente. Ademas teme revelar lo que le ha sucedido. Tiene miedo de una persona o lugar específico. Es reservado y tiene fantasías. Puede desarrollar un comportamiento seductor con adultos. Se aísla de sus amigo y familia. Entre muchos otros síntomas.

Consecuencias del abuso

Entre algunas de las consecuencias nos podemos encontrar: trastornos de la alimentación, problemas de sueño, fugas del hogar, consumo de drogas y alcohol, intentos de suicidio, hiperactividad, bajo rendimiento académico, miedos generalizados, baja autoestima, rechazo al propio cuerpo, desconfianza o rencor hacia los adultos, hostilidad y agresividad, conductas hipersexualizadas, sexualización precoz, promiscuidad, exhibicionismo, problemas de identidad sexual, déficit de habilidades sociales y conductas antisociales.

En la vida adulta estos niños pueden tener secuelas físicas como dolores crónicos, hipocondría, síntomas somáticos etc. Así como síndrome de estrés post traumático o dificultad para expresar e identificar emociones.

Prevención del maltrato

La prevención del maltrato infantil trata de potenciar las competencias parentales, identificar y responder a las necesidades del niño y desarrollar unas buenas habilidades parentales. La parentalidad positiva se basa en tres derechos: respeto a las necesidades específicas de los niños, fortalecimiento de los vínculos afectivos y resolución de conflictos de forma no violenta.

Las estrategias tratan de favorecer vínculos afectivos sanos a través de: fomentar habilidades de comunicación, orientar a los padres sobre la enseñanza de rutinas diarias, adquirir destrezas de búsqueda de recursos y apoyo social y potenciar las habilidades de autorregulación y afrontamiento.

Para que el buen trato hacia los menores predomine se deben desarrollar competencias no solo en los padres, sino también en la comunidad que cubran las necesidades de los niños. Se debe favorecer el apego, la inteligencia emocional, empatía, creencias y buenos modelos de cuidado. Y las necesidades fisiológicas y psicosociales cognitivas, afectivas, sociales y éticas, deben estar totalmente cubiertas.

Si durante la primera infancia hay un apego seguro, la familia sabe como utilizar los recursos, el niño desarrollara un apego seguro que repercutirá en su autoestima y en sus relaciones con iguales.

Nunca es demasiado tarde para tener una infancia feliz

Tom Robbins

Deja una respuesta