En este momento estás viendo Mitos del amor romántico

Mitos del amor romántico

Los mitos del amor romántico aparecen en muchas relaciones. El amor romántico es una de las formas más extendidas del amor. Pero por supuesto no es una garantía para que una relación sea estable y feliz. Se considera que el amor gira alrededor de una tensión irresuelta cuya referencia es uno mismo. Ej. Quiero ser feliz, y para eso necesito a la otra persona. Es una perspectiva que idealiza al otro, es irracional y conduce al fracaso.

El amor romántico

Las uniones basadas en el amor romántico son toxicas. Cuando se idealiza el amor se anula la identidad de la persona por la de la pareja. Si nos formamos una imagen ideal del otro, negaremos los aspectos que contradicen la visión perfecta que hemos imaginado. Al tratar de perfeccionar al otro, imponemos ciertas características que deseamos que desarrolle en la vida.

Pensar en que no tenemos ningún control sobre el curso de las relaciones y que estamos predestinados es otra falsa creencia que puede frustrar a una pareja. Ej. Las relaciones que empiezan mal terminan peor.

Otra idea equivocada es creer que las relaciones van mejorando con el paso del tiempo. Por eso podemos alargar relaciones creyendo que se volverán perfectas con el paso de los años.

Mitos del amor romántico

  • Mito de la media naranja. Creer que elegimos a la persona que nos corresponde porque lo dicta el destino.
  • Mito de la fidelidad. Creencia de que solo existe una persona que pueda cumplir tus deseos románticos.
  • Mito del libre albedrío. Creemos que nuestros sentimientos son únicos y no están influenciados por factores culturales o sociales.
  • Mito de la omnipotencia. Creer que el amor todo lo puede.
  • Mito de la perdurabilidad. El amor durará para siempre.
  • Mito del matrimonio. El amor debe sellarse siempre con una unión estable como el matrimonio.
  • Mito de los celos. Si se pone celoso es porque me quiere.
  • Mito de equivalencia. Enamorarse y amor es lo mismo.

¿Por qué nos enganchamos de relaciones tóxicas?

Hay una compleja unión de nuestras creencias acerca del amor romántico y los modelos sociales (música, películas, videoclips) que consumimos y reproducimos. Así, terminamos por copiar los modelos del “amor a primera vista” del “príncipe azul” o de superhéroes que salvan a la chica.

El transcurso de estas relaciones está marcado por la desigualdad entre los miembros. Los ideales puestos en la otra persona son demasiado elevados y terminan por hacer mucho daño. La base de muchas relaciones está compuesta por estos mitos que idealizan el amor romántico y están repletos de conductas machistas. Son muchos de estos mitos los que provocan relaciones tóxicas y aumentan la tolerancia de comportamientos violentos y abusivos.

La estructura de estas relaciones se centra en la mutua dependencia debido a una mala educación. Una educación basada en la deficiencia de necesitar al otro para sobrevivir. Las parejas deberán permanecer frente a las adversidades y «vivir felices y comer perdices».

Si tenemos en cuenta estas desigualdades y las ideas distorsionadas acerca del amor podremos desarrollar relaciones de pareja sanas y felices.

El amor romántico está ligado al género

La idea del amor romántico promueve la desigualdad entre hombres y mujeres. Hombres y mujeres nos hemos desarrollado de manera diferente en función de la influencia de los factores sociales. Estos agentes son la familia, la sociedad, la escuela, los medios de comunicación etc. A través del proceso de socialización se desarrollan roles diferentes para hombres y mujeres.

Los hombres se asocian con: El poder, la racionalidad y aspectos de la vida social pública, como el trabajo remunerado o la política. Y las mujeres con: Pasividad, la dependencia, la obediencia y aspectos de la vida privada, como el cuidado o la afectividad.

Violencia en el amor

Las diferencias en los roles que se esperan de hombres y mujeres es evidente. Los roles del hombre están fomentando comportamientos de dominio, violencia y agresividad. En cambio en las mujeres se espera que desarrollen pasividad que les predispone a ser más vulnerables y a tolerar conductas agresivas.

Estos modelos del amor romántico y los mitos pueden dificultar las relaciones de las mujeres que viven situaciones de violencia de género. Dificultan que se decidan a poner fin a la relación y a denunciar. Terminan justificando los celos, la posesividad, etc. Creer que «el amor todo lo puede» es muy peligroso.

El fin del amor romántico

Interiorizar los mitos del amor romántico podría ser un factor de riesgo para la aparición de violencia de género. Por eso es necesario acabar con estos patrones que se transmiten generacionalmente y fomentar relaciones de pareja sanas e igualitarias.

Las nuevas generaciones deben ser educadas en un modelo alternativo de amor que erradique los mitos románticos. Implementar valores igualitarios y respetuosos y erradicar las conductas e ideas que conducen a la violencia contra las mujeres.

Iremos por buen camino si conseguimos desarrollar un nuevo concepto del amor como un sentimiento mas libre. Un sentimiento que se base en la no posesión del otro. Al fomentar el pensamiento critico, tendremos más presentes las trampas de los mitos que aparecen en todos los medios y lo trabajaremos en nuestras relaciones.

¿Y tú, has caído alguna vez, en las trampas del amor romántico?

Deja una respuesta