En este momento estás viendo Musicoterapia

Musicoterapia

La musicoterapia contribuye al crecimiento y adaptación de las personas. Ayuda a disminuir el estrés y puede incluso mejorar la concentración y elevar el estado de ánimo. Predispone a establecer contacto con el mundo exterior e interior. Y favorece la comunicación, facilita la sociabilidad y las relaciones con los demás.

La música interviene en numerosas funciones cerebrales superiores como: el control motor, la memoria, el lenguaje, la lectura y las emociones. La música sería una puerta de acceso a la recuperación de funciones que pueden estar afectadas. La musicología es una alternativa que ayuda a pacientes con diversas alteraciones: trastornos emocionales, sensoriales, físicos, estrés, dolor, alzheimer, adicciones, o en casos de estrés postraumático.

¿Qué es la musicoterapia?

Según la Federación Mundial de Musicoterapia (2011), la musicoterapia es: «El uso profesional de la música y sus elementos como una intervención en entornos médicos, educacionales y cotidianos con individuos, grupos, familias o comunidades que buscan optimizar su calidad de vida y mejorar su salud y bienestar físico, social, comunicativo, emocional, intelectual y espiritual. La investigación, la práctica, la educación y el entrenamiento clínico en musicoterapia están basados en estándares profesionales acordes a contextos culturales, sociales y políticos».

La música es un producto de la cultura cuya finalidad es generar una experiencia emocional en el oyente. Es una vía de comunicación entre las personas que es capaz de expresar y provocar sentimientos o ideas. Se remonta a nuestros inicios como especie, y se observa en todas las culturas. Es algo que está tan arraigado a la especie que podría considerarse innato.

Antes de nacer ya contamos con alguna experiencia musical y sensibilidad hacia ella. Bebés de dos meses de edad, ya son capaces de distinguir sonidos placenteros y de evitar los sonidos molestos.

Oliver Sacks autor del libro «Musicofilia» afirma como son pocos los humanos que carecen del aparato nervioso que nos permite disfrutar de la música. La mayoría de las personas sentimos atracción por la música.

¿Desde cuándo se usa?

Tras la Segunda guerra mundial se descubre que la música puede ayudar a los soldados que vuelven habiendo desarrollado: Trastorno de estrés postraumático. También aquellos con traumatismos craneales producidos durante la batalla, se beneficiaban de la música. Se observaban mejoras en la disminución del dolor y sufrimiento. Así como una disminución de la velocidad del ritmo cardíaco y la presión sanguínea. Lo que demostraba que la música les ayudaba a estar más relajados.

Se han hecho numerosas investigaciones sobre el papel de la música en nuestra conducta. M. Getry y Héctor Berlios observaron los efectos de la música sobre el pulso y la circulación. También se ha estudiado la influencia de la música en la eficiencia en el trabajo. Fue Feré de la Salpetriere quien descubrió como es posible aumentar el rendimiento en el trabajo con estímulos rítmicos. Y que los tonos mayores, en las piezas musicales eran más estimulantes que los tonos menores. También fue muy interesante la técnica de Lozanov. Quien fue capaz de sugestionar y trasladar a un estado de relajación a las personas, mediante la música.

Funciones de la música

Todo lo que nos rodea vibra con ciertas frecuencias: la gente, las ciudades, la naturaleza, etc. Incluso nuestro organismo vibra en función de los latidos del corazón. Así es como las personas buscamos espacios tranquilos en los que sentirnos en calma. Escapando del ajetreo de las ciudades que van a un ritmo acelerado. Igual funciona cuando una persona escucha música, puede elevar su estado de ánimo o deprimirlo dependiendo del tipo de música y la atención que ponga sobre la canción.

La música tiene muchísimas funciones y varían según la cualidad de esta. Una melodía tranquila nos ayuda a relajarnos. En cambio una más rítmica nos impulsa a realizar tareas y estar más motivados. También esto va a depender de las preferencias de unos y otros por distintas variaciones de melodía y ritmo. Son los sonidos profundos de frecuencia baja los que nos tranquilizan. Y los sonidos altos de frecuencias rápidas sirven para revitalizarnos y animarnos.

La música esta compuesta por tres elementos básicos:

  1. El ritmo es el elemento más básico. Sin el no podría existir ninguna composición musical. Aporta actividad, vida, y movimiento a la música.
  2. La melodía es el elemento expresivo de la música. Es el aspecto de la canción que nos impacta. Y la parte que después recordamos y memorizamos.
  3. La armonía exige un nivel de elaboración mayor. Es más compleja y requiere de conocimientos más elevados. Permite combinar los elementos anteriores para favorecer la composición y el sentido de la música.

Sesiones de musicoterapia

En la mayoría de sesiones de musicoterapia se emplean distintas versiones de la ejecución de la música. Como son cantar, tocar instrumentos, seguir el ritmo, etc. Cada una de las tareas sirve para trabajar un área en concreto, de la que creemos se puede beneficiar la persona.

  • Cantar: Ayuda a trabajar el lenguaje a través de las canciones. Mejora la comprensión y la expresión.
  • Audición musical: Escuchar música sirve para facilitar la relajación en las sesiones. Además de servir para focalizar la atención sobre partes específicas o sonidos durante la canción.
  • Juegos musicales: Son actividades regidas por unas normas que se deben seguir. Y cuya realización tiene un objetivo concreto. Durante la actividad la música tiene siempre una función importante.
  • Improvisación: En un ambiente flexible se deja que la persona se exprese libremente. Y deje salir su creatividad.
  • Composición de canciones: Componer canciones nuevas cambiando la letra o el ritmo. Ayuda a trabajar la imaginación.
  • Viajes musicales: Sirven para fomentar la imaginación. Son cuentos con música en los que el protagonista es el que vive las aventuras. Son estimulantes y son útiles para moldear conductas, eliminar miedos etc.
  • Tocar instrumentos: Tocar instrumentos pone en práctica las habilidades motoras. Aprender a desarrollar habilidades necesarias para tocar un instrumento puede beneficiar numerosas funciones motoras de la vida diaria.
  • Tocar en grupo: Implica aprender a esperar turno, escuchar a los demás, relacionarse con otros etc.

Método Nardoff-Robins

Este método fue pionero como una terapia reconocida que emplea la música para la mejora de la calidad de vida de muchos niños. Se desarrollo para niños con dificultades en el aprendizaje, desde casos más leves hasta los más extremos. Trabajaron con niños con síndrome de Down, con dificultades emocionales, conductuales y sensoriales, y niños con autismo. La terapia tiene un enfoque que se caracteriza por la idea de que «dentro de cada ser humano hay una sensibilidad innata hacia la música».

La música es el centro de la terapia, y se trabaja con las respuestas musicales que luego interpretan para los resultados. En la sesión trabajan dos terapeutas. Un terapeuta toca el piano y el otro ayuda a dar la respuesta al niño. Se trata de trabajar para crear una atmósfera musical que sea atractiva para el niño, desde que llega y hasta que se va.

La relación terapéutica se forma en la música.

Musicoterapia con niños

En el caso de niños, cuyo desarrollo se ha visto afectado, la musicoterapia neuromotriz es una opción muy válida e interesante. Se trata de estimular distintas áreas cerebrales a través de ejercicios motores y cognitivos. La musicoterapia ha tenido beneficios en muchos niños. Y ha mejorado áreas como: la atención y la concentración. También fortalece el autoestima del niño, la expresión corporal, le anima a salir de su zona de confort y a liberar energía reprimida.

  • Autismo: La musicoterapia es muy útil ​en estos niños. Y tiene en ellos una influencia positiva. Es eficaz para reducir las crisis de agresividad, de inquietud física y las rabietas. Mejora la coordinación de las extremidades. Lo más interesante es que pueden utilizar la música para expresar su mundo interior. La música también es capaz de reducir la ansiedad. Y les ayuda a interactuar con el entorno y disminuir el número de experiencias desagradables.
  • Dislexia: La música les aporta beneficios para la mejora de la lectura y las habilidades fonológicas. Al practicar los tiempos y el ritmo a través de la música, se mejoraron la conciencia fonológica y las habilidades de lectura en niños con dislexia.
  • TDAH. La musicoterapia puede ayudar a solventar dificultades que se pueden presentar en estos niños. Favorece la capacidad de atención, la concentración, estimula la imaginación, el desarrollo de la memoria y la mejora del aprendizaje. Además de mejorar la sensibilidad, crea momentos de relajación que contrarrestan las conductas impulsivas. Les genera emociones y sentimientos, mejorando así la autorregulación emocional y las relaciones sociales. Puedes saber más acerca del TDAH en ese artículo: http://luciairigaray.com/deficit-de-atencion-con-hiperactividad-en-ninos/

Musicoterapia con personas mayores

La música puede tener muchos beneficios en las personas mayores. Gracias a ella pueden favorecer la expresión de emociones y recuerdos bonitos. La música actúa como relajante y tiene capacidad para favorecer la actividad mental. Es una de las terapias más eficaces para ayudar a los mayores a tener mejor salud y una percepción más amable de la vida. La terapia beneficia especialmente a personas con Parkinson y demencias tipo Alzheimer.

  • Parkinson: Las personas que padecen esta enfermedad efectúan movimientos que son, o demasiado rápidos, o demasiado lentos. La música que ayuda a los pacientes con Parkinson posee un fuerte carácter rítmico. Gracias a la música estos pacientes son capaces de regresar a su nivel de movimiento anterior a la enfermedad.
  • Alzheimer: Para ellos la terapia es enormemente útil. La música que ayuda a los pacientes tiene que resultar familiar o evocar recuerdos. El objetivo es estimular emociones, pensamientos y recuerdos. La memoria musical es capaz de sobrevivir mucho tiempo después de la enfermedad. Aunque otras funciones cognitivas hayan desaparecido. También se han obtenido buenos resultados en la reducción de conductas agresivas.

La música permite a los pacientes acceder a estados de ánimo y recuerdos, pensamientos y mundos que parecían haberse perdido del todo. Estimular, aunque sólo sea durante el tiempo que dura la música, ese «yo” que sobrevive en alguna parte de sus cerebros.

Oliver Sacks

Gracias a la musicoterapia muchos adultos ancianos se han beneficiado de sus cualidades. Ha resultado positiva para: reducir ansiedad, depresión, irritabilidad, delirios, ansiedad, apatía, y agitación. También se han obtenido resultados en la mejora de la marcha y movilidad. Y por último se han beneficiado de mejoras en las relaciones sociales, la comunicación, el estado de ánimo y el nivel cognitivo.

Musicoterapia a nivel cerebral

A pesar de que escuchar música es algo pasivo para nosotros. Cuando la oímos nuestro cerebro está muy activo y pone en marcha múltiples procesos mentales. La música viaja desde nuestros oídos a la corteza auditiva y después viaja al lóbulo temporal. Es aquí donde se evalúa el tono y el timbre. Aunque después cada elemento musical es procesado por un área cerebral diferente. Por ejemplo, el ritmo es regulado por la corteza frontal izquierda y el tono también es procesado por la corteza prefrontal y el cerebelo. Estas son algunas de las áreas que intervienen cuando escuchamos música:

  • Amígdala y Ganglios basales: La música nos transmite emociones que son procesadas en estas zonas cerebrales. La amígdala se activa cuando estamos en alerta. Como en ciertas películas cuya música nos hace permanecer atentos a la escena.
  • Hipocampo: Interviene en el recuerdo y la memoria. Así el cerebro es capaz de saber cuáles son nuestros gustos musicales.
  • Wernicke y Broca: Son dos áreas que procesan el lenguaje. Por eso intervienen cuando escuchamos la letra de una canción.
  • Hipotálamo, núcleo de accumbens y el área tegmental ventral: Áreas que están involucradas en los centros de recompensa y placer del cerebro. La música tiene la capacidad de ser gratificante y estimulante.
  • Serotonina y cortisol: La serotonina es la hormona de a felicidad y es segregada por nuestro cerebro cuando escuchamos música. El cortisol es la hormona responsable del estrés y la ansiedad. Y disminuye cuando escuchamos música.
  • Plasticidad cerebral: Es la cualidad de nuestro cerebro para cambiar y modificarse, adaptándose a cambios en la estructura cerebral. La música podría favorecer esta función e incrementar la adquisición de nuevos aprendizajes.

Musicoterapia para la promoción de salud

Promover la salud en musicoterapia significa potenciar los aspectos saludables a través de actividades que favorecen la expresión y creatividad.

Nos encontramos ante una terapia que cada vez está más presente en nuestra sociedad y que es una valiosa herramienta para la promoción de la salud. Es interesante también observar como hay población sin patologías diagnosticadas, pero con niveles altos de estrés, que encuentran ayuda en la musicoterapia.

Las cualidades de la música afectan nuestro estado de ánimo, movilizan nuestra conducta y nos animan a expresar y a crear. La música es fácil, es algo a lo que todos podemos acceder. El hecho de ponernos una canción que nos permita sentir y salir de estados negativos, es una evidencia del poder que tiene la música en nosotros.

Por ello veo en la música la solución alternativa a muchas personas que con trastornos o sin ellos son sensibles y capaces de disfrutar de sus posibilidades. La música es capaz de generar todo tipo de pensamientos, emociones, ideas y conductas. Es motivo suficiente para que la tengamos en cuenta como herramienta de promoción de la salud. Por su versatilidad, por su potencia, y porque es un idioma universal capaz de traspasar las fronteras de la cultura y las ideologías.

Donde las palabras fallan, la música habla.

Hans Christian Andersen

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Iñaki Irigaray

    Me encanta hermanita. Sigue así. Como se dice, la clave del éxito es la persistencia. 😘

Deja una respuesta