En este momento estás viendo Personas enfadadas con el mundo

Personas enfadadas con el mundo

Las personas enfadadas con el mundo son esas que siempre están quejándose por todo, podría decirse que están permanentemente enfadadas. Cuando les preguntas cómo están, siempre responden lamentándose porque nada les sale bien. Parece como si todo les irritara y sus contestaciones están repletas de comentarios despectivos y negativos.

¿Qué es la ira y cómo reconocer a las personas enfadadas con el mundo?

La ira es una emociona universal, también conocida como cólera, rabia, enfado, enojo o furia. Está formada de tres componentes: La agresividad (componente conductual), la hostilidad (componente cognitivo) y la ira (el componente emocional).

La ira puede tener muchos grados y niveles que van desde la contrariedad o el disgusto, pasando por la frustración o el enfado, y su extremo sería la cólera y la furia. La ira supone un problema para la persona cuando: ocurre muchas veces o en cualquier situación, es muy intensa y nos vuelve agresivos y/o cuando tiene una duración muy prolongada en el tiempo.

Origen de la ira

Debemos ser más amables con esta emoción porque, después de todo, no podríamos haber sobrevivido sin ella. El origen de la ira se remonta al comienzo de nuestra especie y servía para la supervivencia. Cómo os podéis imaginar, al comienzo de nuestra raza nos era útil para luchar y sobrevivir contra los depredadores. Es una emoción que nos dispone al enfrentamiento.

La función de la ira es mantenernos alerta. Es una emoción que nos avisa acerca de un posible daño físico o psíquico que nos incomoda. Se origina cuando sentimos una violación de nuestros deseos, entonces la adrenalina nos inunda y nos impulsa a defenderlos.

Causas de la ira

Puede que la causa de la ira se encuentre en una depresión de fondo, podrías estar siendo infeliz y que la tristeza provocase la ira que refleja sobre todo un enfadado contigo mismo. Se debe a que no estás cumpliendo con las metas que te habías propuesto o que has dejado de luchar por tus sueños. Dicho de otro modo, que la vida no es cómo esperabas. 

Las personas enfadadas con el mundo mantienen una lucha interna contra aquello que creen deber ocultar ante los demás. Muchas veces lo que escondemos son miedos, o negación a admitir que nos equivocamos. Preferimos seguir adelante con nuestra decisión de seguir enfadados en lugar de replantearnos que quizás no tenga sentido hacerlo. 

Consecuencias de la ira descontrolada

La ira supone un problema cuando nos afecta en nuestra vida cotidiana. Nos ocasiona problemas en muchos ámbitos y provoca consecuencias negativas en: el trabajo o la escuela, en casa, con nuestra pareja, con nuestros padres, con nuestros hijos etc.

¿Qué les ocurre a las personas enfadadas con el mundo?

Cuando las personas se enfadan por todo y ante cualquier situación, es porque son muy sensibles o susceptibles. Sienten ansiedad ante cualquier posible situación en la que pueden fracasar. Son sujetos a los que les irrita la contradicción, no soportan las criticas y creen que se les ataca constantemente. Como puedes intuir, no son personas muy empáticas, y demandan atención constantemente. Suelen hacer sentir culpables de lo que les ocurre a las personas que les rodean y se victimizan manipulando a su antojo. 

Es muy probable que se reaccione desmedidamente y agresivamente cargando contra los demás. Esta es la parte más visible del enfado y suele tener las consecuencias más graves: problemas con la justicia, viajes al hospital, etc.

Sucede también que el enfado dura demasiado tiempo. Seguro que conoces casos de hermanos que han estado sin hablarse años. El enfado se convierte en rencor y a la larga pueden terminar separando a personas importantes. Cuando el enfado dura días nos pasamos el tiempo dándole mil vueltas a lo sucedido. Es la otra cara del enfado, las personas que intelectualizan el problema buscando las causas e intentando resolver los porqués de su problema. Estas personas enfadadas con el mundo terminan por reprimir sus emociones y al no dejarlas salir pueden llegar a sentirse incomprendidos.

¿Cómo dejar de estar enfadado con el mundo?

Toma distancia física y emocional. El fuego se apaga si dejamos de echarle leña a la hoguera. 

Aprovecha para calmarte. No debemos darle mucha validez a nuestros pensamientos mientras seguimos enfadados.

Reflexiona si tienes motivos reales para seguir enfadado, si la respuesta es que sí busca la forma de comunicarlo sin agresividad.

Aprovecha para entender a tu adversario. Piensa en las razones que le han podido llevar a hacer aquello que te a molestado. Así nos ponemos en el lugar del otro, aceptamos lo que ha pasado y podremos perdonar.

No debes esconder el enfado. Aceptalo y date la oportunidad de expresar lo que sientes. Así harás saber al otro lo que no te gusta.

Dejalo salir de una manera pacifica pero puedes: gritar, saltar, correr, ¿cuál es tu estilo?

Deja una respuesta