En este momento estás viendo ¿Por qué sentimos inseguridad?

¿Por qué sentimos inseguridad?

Todos sentimos la inseguridad en algún momento de nuestra vida. La inseguridad se refleja en la incapacidad para enfrentarnos con éxito a una presentación de clase o a un examen. En general sentir inseguridad es algo normal, pero no debemos dejar que la inseguridad nos frene a la hora de tomar decisiones importantes para nosotros.

La primera vez que sentimos inseguridad es en la infancia. Cuando somos niños, nuestros padres toman decisiones por nosotros mismos. Y en la escuela nos enseñan a ser obedientes sin que nos cuestionemos el por qué de muchas cosas. Y al revés pasa con las personas seguras de sí mismas, que son castigadas por no cumplir las normas. Nuestro proceso madurativo está marcado por aprendizajes que nos provocan inseguridad.

¿Por qué me siento inseguro?

Durante los primeros años de vida nuestro referente son los vínculos afectuosos con nuestros padres. El apego inseguro es una de las causas por las que sentimos inseguridad. El vinculo afectivo de los padres hacia sus hijos, están compuestos por decisiones incoherentes Ej. A veces está bien que juegues en el barro y otras veces te castigan por hacerlo. Entonces los hijos podrán sentirse incapaces de saber qué es lo correcto y qué no. Un apego inseguro influye negativamente en nuestro desarrollo emocional provocando sentimientos de inseguridad emocional y baja autoestima.

La presión y las exigencias sobre lo que se espera de nosotros, también afecta al desarrollo del autoestima y de la seguridad individual. Si creemos que debemos cumplir con nuestras obligaciones y nos exigimos hacerlo perfectamente, estaremos cumpliendo con un ideal que no es el real. Y nos provocara mucha frustración si no cumplimos con éxito las demandas. Además no estaremos haciendo las cosas para nuestro beneficio, sino para conseguir la aprobación externa, ya que no seremos capaces de tener un criterio propio.

Si creemos que no encajaremos en un grupo por nuestra forma de ser, podemos empezar a tratar de agradar a los demás a toda costa. Tratamos de eliminar las opiniones propias y ajustarlas a las de los demás. Como no confiamos en nosotros mismos, creemos que dependemos de la aprobación de los demás. La inseguridad es como caminar por un suelo inestable que podría sujetarnos o hundirse bajo nuestros pies.

¿Qué es la inseguridad?

Todos sentimos inseguridad en algún momento y es algo muy común. El problema sucede si ocurre tantas veces y con anta intensidad que hace que nuestra vida se complique.

La inseguridad provoca dos comportamientos opuestos. Por un lado puede causar timidez o aislamiento social. Y en el otro extremo aparecen las conductas compensatorias que serían agresividad, arrogancia o narcisismo.

¿Cuáles son las características de la inseguridad?

  • Dudas constantes y dependencia de la aprobación externa.
  • No confían en sí mismos ni en los demás.
  • Creen que no tendrán éxito en nada de lo que se propongan.
  • Se sabotean por el miedo al fracaso.
  • Exageran sus defectos y son muy perfeccionsitas.
  • Son susceptibles y vulnerables a las críticas por su baja autoestima.
  • Temen hacer el ridículo.
  • Las opiniones de los demás son valiosas y las suyas no sirven para nada.
  • Tienen unos criterios muy rígidos sobre cómo se resuelve una tarea. Solo creen en una manera correcta de hacer las cosas.
  • Se sienten inferiores y amenazados por otras personas.

Tipos de inseguridad

A continuación vamos a revisar los dos tipos de reacciones ante la inseguridad. A consecuencia de nuestra inseguridad podemos hacer dos cosas: Aislarnos o realizar conductas compensatorias.

En primer lugar, la inseguridad más común se da en personas que tienden a aislarse de la sociedad y que no creen en su criterio, ni en su capacidad para tomar decisiones. Tienen dudas y necesitan la comprobación de los demás. Pero hay otra variante de la inseguridad, ¿No te has cruzado nunca con una persona que te hace sentir inseguro o trata de quedar por encima de ti?

Complejo de inferioridad

Estas son las personas que se esconden tras una fachada de seguridad extrema, todo lo contraria a sus sentimientos de inferioridad. Ante los demás aparentan ser muy seguros de si mismos, aunque la inseguridad es lo que guía su conducta. Suelen ser personas arrogantes que miran por encima del hombro. Estos individuos tratan de compensar sus inseguridades apagando la luz de personas que les pueden hacer sombra. Se preocupan de que nadie quede por encima de ellos y utilizan a los demás para conseguir lo que deseen.

A estas personas les caracteriza por una falsa modestia (Ej. ¡Qué pereza! Mañana me toca madrugar para irme a las Maldivas a una reunión de negocios), muestran su valor fanfarroneando de lo que tienen o hacen, alardeando de posesiones etc. También son muy críticos con los gustos de los demás y hacen saber que, sus gustos son los mejores sin lugar a dudas. ¿Conoces a alguien así?

«Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños, pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes» (Charles Dickens).

¿Cómo superar inseguridades?

  • Expresa tus ideas sin tener miedo a ser criticado por ellas. Para ello podemos entrenar nuestras habilidades sociales para mejorar nuestra comunicación con los demás y superar el miedo al rechazo. Puedes practicar mediante conversaciones con amigos, de los que recibir una crítica no sea tan doloroso.
  • Trabaja tu autoestima para cambiar la percepción negativa sobre nosotros mismos. Nos ayudara con nuestras inseguridades y a no compararnos con los demás.
  • Cambia el dialogo interno contigo mismo, porque es calve para aumentar la seguridad. Nuestros pensamientos están repletos de frases negativas, de dudas que nos bloquean cada día. Consigue que no se adueñen de tu mente y logra darles un sentido más positivo que hable bien de ti.
  • Busca tu autonomía sin necesitar la aceptación de otras personas. Cree en ti, en tu criterio y en tu capacidad para decidir por ti mismo. Asume retos que te ayuden a estar más seguro de ti mismo.

Deja una respuesta