En este momento estás viendo Salud psicológica: 13 Claves para mejorarla

Salud psicológica: 13 Claves para mejorarla

La salud psicológica o el bienestar psicológico tratan de incorporar un estado de ánimo positivo y saludable. Se consigue aumentando las emociones positivas y reduciendo el impacto de las negativas.

El tema de la salud mental ha sido muy estudiado. Y nos aporta conocimientos que pueden ser útiles si los añadimos a nuestra rutina y filosofía de vida. Tenemos a la Psicología positiva, la Inteligencia emocional, y conceptos como el «flow» o el «optimismo disposicional» que han sido muy claves en el fomento del bienestar humano.

Bienestar psicológico

Algunas características personales se han visto favorecidas por una mejor salud mental. E incluso a una mayor resistencia ante la enfermedad. Y muchos autores han tratado de elaborar la lista definitiva que nos aporte el mayor bienestar psicológico:

  • Autoaceptación.
  • Relaciones positivas con otras personas.
  • Autonomía.
  • Dominio del entorno.
  • Propósito en la vida.
  • Crecimiento personal.

También se han descrito listas que contienen las virtudes más importantes que debe tener un individuo y le dotarán de fortaleza ante la vida:

  • Sabiduría y conocimiento.
  • Coraje.
  • Humanidad.
  • Justicia.
  • Contención o templanza.
  • Trascendencia.

Psicología de la salud

Los conceptos más importantes son los siguientes. Y están asociados a una mayor satisfacción y bienestar. Trabajar en la gestión de las emociones, en una actitud optimista ante la vida y en retos motivantes, son aspectos muy valorados.

  • Inteligencia emocional: Uno de los factores que más influye en la felicidad y en la satisfacción vital de las personas, es la adecuada gestión de las emociones. Para un adecuado uso de las emociones podemos incorporar estas cuatro habilidades que la componen:
    • Percepción y expresión de las emociones: Ser capaces de identificar las emociones de los demás y las nuestras propias. Así como saber expresar de forma adecuada nuestros sentimientos.
    • Asimilación emocional o facilitación emocional del pensamiento: Se trata de saber gestionar las emociones para que nos ayuden a anticipar circunstancias, considerar nuevos puntos de vista etc.
    • Comprensión emocional: Conocer las relaciones entre las emociones (distinguirlas, entender sentimientos complejos, predecir secuencias de emociones etc.).
    • Regulación emocional: Es la más compleja y se trata de estar dispuesto a experimentar sentimientos agradables y desagradables, acercarse/alejarse de las emociones según su utilidad, valorar la atención que prestamos a nuestras emociones y saber regularlas aumentando las placenteras y moderando las negativas.
  • Optimismo disposicional: Es la actitud ante la vida que genera expectativas positivas. Son personas que ven el futuro como esperanzador y esperan que les pasen cosas buenas. Se asocia a una mejor calidad de vida, satisfacción vital etc. Y ante la enfermedad reaccionan con una buena disposición. Se implican activamente en la solución de problemas que contribuyan a su salud. Ante todos los problemas tienden a utilizan estrategias de afrontamiento optimistas que les protegen del estrés o la ansiedad.

La actitud optimista ante la vida es algo que se aprende. Y tanto la actitud positiva como la negativa son importantes en el desarrollo. De lo que se trata es de tener una visión flexible ante los problemas y una buena gestión de nuestras emociones.

Experiencia Óptima o Fluir «Flow»

La experiencia de fluir se asocia a la realización de una tarea que se presenta como un desafío. Se consigue cuando nos involucramos en cualquier actividad que nos suponga un gran logro a conseguir. Exige concentración, dedicación y requiere la utilización de habilidades que nos produzcan una gran satisfacción al conseguirlas. Obtenemos un feedback inmediato al obtener los resultados, pues nos retroalimenta la sensación de haber conseguido ejecutarlas efectivamente. Se necesita mucha concentración y control de la situación. Se emplea mucha atención focalizada en la tarea y se valora gratamente. Es una experiencia autonoética, una experiencia que tiene valor por sí misma.

Las trece claves de una buena salud psicológica

Hay una serie de valores y actitudes que contribuyen al bienestar psicológico. Una filosofía basada en un pensamiento más flexible que no nos esclavice por nuestros errores. Y está unido a la búsqueda de actividades con las que disfrutemos y nos ayuden a alcanzar la felicidad personal. Ellis, el autor de esta corriente de pensamiento y nos propone trece criterios de salud:

  1. Auto-interés: Es el interés por uno mismo. Aunque preocuparse por los demás puede ser conveniente y necesario en determinadas situaciones. El interés por uno mismo debe situase siempre, un poco por encima de los demás.
  2. Interés social: Nuestra felicidad, también depende de la interacción con los demás. Es necesario respetar los derechos de los demás y contribuir a su bienestar. Para obtener los beneficios de vivir en sociedad.
  3. Auto-dirección: Necesitamos ser independientes sin el constante apoyo de los demás. Nos hacemos responsables del logro de nuestras metas y de nuestra propia vida.
  4. Tolerancia a la frustración: Debemos tolerar el derecho a equivocarse, en nosotros mismos y en los demás. Se trata de modificar aquellas circunstancias que nos permitan hacerlo y aceptando lo que no se puede cambiar.
  5. Flexibilidad: Las personas sanas procuran no establecer reglas fijas demasiado estrictas con ellos mismos y con los demás. Tener una postura más flexible y abierta al cambio es más sano.
  6. Aceptar la incertidumbre: Es saludable y optimista aceptar el hecho de que no existen verdades absolutas ni creencias verdaderas. Vivimos en un mundo incierto lleno de probabilidades que son imposibles de abarcar y considerar.
  7. Compromiso creativo: Las personas nos sentimos mejor si nos implicamos en algún proyecto o actividad creativa. Es importante dedicar parte de nuestra rutina cotidiana a hacer algo que nos resulte motivante.
  8. Pensamiento científico: Es importante cuestionar nuestras acciones, aprender a autorregular nuestras emociones y preguntarnos acerca de las consecuencias que resultan de nuestros actos. Así utilizaremos nuestro pensamiento más lógico y racional y de cómo influye lo que nos ocurre en el logro de nuestras metas y objetivos.
  9. Auto-aceptación: Se trata de que desarrollemos nuestra aceptación incondicional por el simple hecho de estar vivos. Elegirnos a nosotros mismos y aceptarnos es una forma muy buena de aumentar nuestra calidad de vida. Este principio se pone en práctica si no tratamos de juzgarnos en función de opiniones de otras personas o en función de nuestros logros personales.
  10. Asumir riesgos: Nunca debemos dejar a nuestros miedos que nos bloqueen en el logro de nuestros objetivos. Debemos estar dispuestos a luchar por lo que queremos conseguir aunque exista la posibilidad de fallar. El carácter aventurero es adecuado y contribuye positivamente. Aunque siempre debemos haber meditado previamente sobre las razones para asumir riesgos. No hay que ser demasiado temerarios.
  11. Hedonismo: Todos buscamos obtener beneficios agradables y evitar el dolor innecesario. Pero debemos tener claro, que aunque tratemos de vivir lo más satisfactoriamente posible, no debemos adelantar gratificaciones si nos van a impedir conseguir el logro final. Un ejemplo sencillo: No podemos estar relajados, si de lo que se trata es de conseguir plaza en una buena universidad.
  12. No utopismo: Asumimos que nunca vamos a conseguir todo lo que deseemos, ni podremos conseguir eliminar el sufrimiento. Podemos plantearnos la manera de trabajar para conseguir aquello que deseamos o actuar para tratar de eliminar el sufrimiento que no nos agrada. De lo que se trata es de ser conscientes de que ser siempre feliz es utópico, pero si podemos trabajar en objetivos más realistas.
  13. Auto-responsabilidad por el propio malestar emocional: Tenemos que asumir la responsabilidad de nuestros actos. Y nunca culpar al mundo de lo que nos pasa. Puedes saber más acerca de las personas victimistas en ese artículo: ¿Quiénes son las personas victimistas?

Todas estas afirmaciones tratan de contribuir en nuestra felicidad. Para ti, ¿Cuál es el criterio más fácil de aplicar al día a día? ¿Y el más difícil? ¿Todos te resultan igual de adecuados para fomentar el bienestar? o ¿Hay alguno que no encaja en tu manera de pensar?

Deja una respuesta