En este momento estás viendo Sentimiento de abandono: No puedo vivir sin ti

Sentimiento de abandono: No puedo vivir sin ti

El sentimiento de abandono es un estado en el que la persona teme ser abandonada por las personas que quiere. El sentimiento de abandono es muy común, pero difícil de definir y conceptualizar su gran variabilidad interpersonal. En ocasiones la experiencia de abandono es real. Y se debe a malos tratos en los que el menor ha sido abandonado emocional, física o psicologicamente. El origen traumático del abandono puede dejar una huella en el niño/a. Con consecuencias como trastornos de ansiedad o de estrés y pudiendo recrear el abandono con sus parejas.

La definición del sentimiento de abandono: Es el sentimiento que se produce cuando una de las dos personas implicadas en la relación, ya sea familiar, de amistad o íntima, deja de formar parte de ésta sin previo aviso o de forma muy brusca. Al suceder esto, la otra persona, quien siente apego hacia quien le ha abandonado, sufre las consecuencias emocionales.

De forma habitual podemos sentirnos abandonados por nuestros seres queridos. Pero es importante tener claro que, no por ello tenemos el riesgo de desarrollar un trastorno. Hay circunstancias y diversos factores, todos ellos de diferente peso, que pueden originar el sentimiento de abandono. Es un sentimiento que requiere de un gran trabajo personal para conocer las causas por las que nos sentimos así.

Sentimiento de abandono

El sentimiento de abandono forma parte de nuestra necesidad de vivir en sociedad. Las personas necesitamos de un grupo de amigos, de nuestra familia, son grupos en los que nos sentimos seguros y no podemos ser abandonados. Pero el sentimiento de abandono va más allá.Y el comportamiento gira en toro a las ideas recurrentes de abandono. El sentimiento de abandono se caracteriza por un estilo de comportamiento dirigido a evitar que la otra persona nos abandone. Y un pensamiento anticipatorio que busca constantemente los motivos que puedan predecir el abandono. Los sentimientos de abandono se caracterizan por:

  • Excesiva dependencia en el otro. Busca el contacto constante, la dependencia y el control es constante. Pueden llegar a sucumbir sus deseos por el miedo a ser abandonados.
  • Bajo estado de ánimo. Tienen ideas recurrentes de que no le importan a nadie y de ahí el temor. Además sufren una elevada activación fisiológica y síntomas de ansiedad. Ej. “nadie quiere estar conmigo”, «no le importo a nadie».
  • Ideas delirantes. Ej. Si pienso que eventualmente mi pareja va a terminar la relación conmigo, comienzo también a darle forma a este escenario, e imagino cómo va a suceder, de manera detallada.
  • Pensamiento exagerado. Tienen pensamientos polarizados y exageran las reacciones y los problemas. Debido a la inseguridad malinterpretan todo lo que sucede alrededor. Ej. Piensa que cuando la otra persona no le demuestra constantemente que siente afecto hacia él es porque no lo quiere en lo absoluto.
  • Sumisión. Pueden llegar incluso a pasar por un proceso de degradación y ansiedad al querer retener la compañía de los demás y dejar a un lado sus propias opiniones y principios para complacer al otro.

Cuando temes al abandono de otro, la probabilidad de que te abandones a ti mismo, aumenta.

Origen del sentimiento de abandono

El origen del sentimiento de abandono se encuentra en el apego. El apego es el vínculo emocional que desarrollan todos los niños con sus cuidadores. Si no se desarrolla de manera sana en la infancia, en la edad adulta tenemos un sentimiento constante de abandono. El origen puede estar en el apego ansioso: padres incoherentes, inseguros y no disponibles. Su estrategia de cuidado se basa más en la proximidad que en cuidado correcto. Es decir son padres que no pasan tiempo con sus hijos. Los pequeños aprenden a exagerar y a demandar su atención. Mostrando mucha dependencia hacia sus padres. La conducta cambia en función de las personas con las que nos relacionemos. Se caracteriza por:

  • En la infancia el niño siente que sus necesidades, a veces cuentan, pero otras veces no. Por lo tato aprenden a intensificar las reacciones para tener más probabilidades de ser atendidos por sus padres.
  • Cuando son adultos el concepto que tienen sobre ellos mismos es de inseguridad sobre ellos mismos y con la sensación de no ser comprendidos por el resto de las personas.
  • En las relaciones con los demás suelen desarrollar relaciones de dependencia, ansiosas, con miedo al abandono, o a no ser amados lo suficiente. Por eso necesitan una constante reaseguración. Y buscan una intimidad extrema.
  • Con las parejas son enamoradizos, pero no encuentran el amor verdadero. Ya que sienten que el otro no se compromete tanto como ellos. Las relaciones están marcadas por lo obsesivo y celoso.

Abandono en el niño

Un niño/a puede tener sentimientos de abandono si experimenta que sus padres pasan poco tiempo con él/ella. En la mayoría de hogares ambos padres trabajan y es una realidad que pasan menos tiempo con sus hijos del que les gustaría. Los menores pueden desarrollar ansiedad a partir del sentimiento de abandono por el poco tiempo que pasó con sus padres. Existe una relación directa con respecto al sentimiento de abandono y la ansiedad en la edad adulta.

El temor al abandono también se produce ante la separación de los padres. Si vive con miedo y sentimientos de abandono. Son momentos difíciles que pueden ocasionar malestar y carencias afectivas. Pudiendo llegar a pensar que sus padres no le quieren. Es un factor de riesgo para crecer siendo adultos con más inseguridad e inestabilidad en las relaciones personales.

Durante la primera infancia los padres representan todo el mundo del niño. Se debe valorar la importancia del acompañamiento de los padres a sus hijos/as en la niñez, para un óptimo desarrollo del niño. Creando en él valores y confianza que perdurarán a lo largo de su vida. Esto no significa que los padres y madres de familia no trabajen, sino que den importancia de tiempo de calidad en familia, dando un reconocimiento a los hijos, como motor de la familia y en algunos casos como la motivación diaria para que los padres trabajen y busquen una estabilidad económica. Sin dejar que los niños crezcan pensando que sus padres no les querían o sintiéndose culpables por que sus padres no puedan estar con ellos.

Trastorno de ansiedad por separación

Se describe como el miedo o ansiedad excesiva e inapropiada para el nivel de desarrollo del individuo (entorno a los tres años) concerniente a su separación de aquellas personas por las que siente apego. Se caracteriza por:

  • Malestar excesivo y recurrente cuando se prevé o se vive una separación del hogar o de las figuras de mayor apego.
  • Preocupación excesiva y persistente por la posible pérdida de las figuras de mayor apego o de que estas puedan sufrir un posible daño, como una enfermedad, calamidades o muerte.
  • O por la posibilidad de que un acontecimiento adverso (por ejemplo, perderse, ser raptado, tener un accidente, enfermar…) cause la separación de una figura de gran apego.
  • Resistencia o rechazo persistente a salir lejos de casa, a la escuela, al trabajo o a otro lugar por miedo a la separación.
  • Miedo excesivo y persistente o resistencia a estar solo o sin las figuras de mayor apego en casa o en otros lugares.
  • Resistencia o rechazo persistente a dormir fuera de casa o a pasar la noche sin estar cerca de una figura de gran apego.
  • Pesadillas repetidas sobre el tema de la separación.
  • Quejas repetidas de síntomas físicos (por ejemplo, dolor de cabeza, dolor de estómago, náuseas o vómitos) cuando se produce o se prevé la separación de las figuras de mayor apego.

No te relaciones desde el miedo a estar solo, o desde el miedo al abandono, el mismo miedo te llevará a estar solo o a sentirte abandonado, aunque estés acompañado.

Jocelyne Ramniceanu

Abandono en el adulto

La forma en la que desarrollemos el apego desde la infancia determinará las relaciones que tendremos en la edad adulta. Un estilo de apego de preocupación genera un modelo mental negativo de sí mismo. Son personas con baja autoestima, tienen dependencia y una necesidad constante de aprobación. La insatisfacción es constante y les lleva a buscar la confirmación de que son queridas. Pero son incapaces de hacerse querer y muestran siempre el temor a un posible abandono.

En la edad adulta su necesidad de aprobación y búsqueda de seguridad, puede llevarles a mostrar una elevada hostilidad y celos. La conducta violenta en la pareja se ha visto muy vinculada a sujetos inseguros. Pues son especialmente vulnerables a los sentimientos de abandono. La agresión sería resultado de una ira disfuncional (con origen en el apego inseguro) que surge en momentos en los que se experimenta una separación severa o un abandono psicológico o físico (real o imaginado). Son personas celosas y dependientes de su pareja y que, por tanto, temen especialmente su pérdida.

Por miedo de ser abandonado en el futuro, rechazas toda unión en el presente.

Alejandro Jodorowsky

Trastorno de personalidad por dependencia

Este trastorno se caracteriza por una necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno mismo. Se produce un comportamiento sumiso y miedo a la separación. Tiene su inicio al principio de la edad adulta y se produce en diversos contextos. Las características son:

  • Dificultades para tomar decisiones cotidianas si no cuentan con un excesivo consejo y reafirmación por parte de los demás.
  • Necesitan que los otros tomen la responsabilidad de las principales áreas de su vida.
  • Dificultades para iniciar proyectos o para hacer las cosas a su manera (debido a baja confianza en su juicio o capacidades, más que por ausencia de motivación o energía).
  • Lleva al extremo su necesidad de protección y apoyo por parte de los demás, incluso hasta presentarse voluntario para tareas desagradables.
  • Incomodidad o desamparo cuando está sólo debido a sus temores exagerados a ser incapaz de cuidar de sí mismo.
  • Ante la terminación de una relación significativa, tiene la necesidad de buscar de forma urgente otra relación que le proporcione cuidado y apoyo que necesite.
  • Está preocupado de forma no realista por miedo a que le abandonen y tenga que cuidar de sí mismo.

Dependencia emocional en la pareja

En las relaciones de pareja la sensación de abandono puede ser constante. Son personas que observan constantemente las reacciones del otro. Y cualquier palabra o acción les lleva a pensar : «no quiere estar conmigo, le soy indiferente o no me quiere”. Normalmente lo que suele acabar sucediendo es que la relación termina desgastándose y ocurre lo que se trataba de evitar a toda costa (profecía autocumplida). Se experimentan relaciones poco sanas formadas por:

  • Se enamoran muy rápido. Pero no encuentran el amor verdadero o alguien que se comprometa con la misma intensidad que ellos.
  • Temprana apertura emocional: estilo de amor pasional, obsesivo y dependiente.
  • Miedo al abandono.
  • Preocupación excesiva por todas las conductas y emociones que se dan dentro de la pareja.
  • Exageración de las consecuencias derivadas de conflictos.
  • Estado de hipervigilancia continua.
  • Cuidado compulsivo.
  • Manifiestan emociones extremas e intensas tales como celos y preocupaciones obsesivas, dependencia, altibajos emocionales y deseos de unión exclusiva.
  • Ansiedad, angustia, tendencia al control.
  • Expresión constante de dudas sobre el amor que le profesa el otro y necesidad de reaseguración.
  • A pesar de su sobreimplicación afectiva, estas personas tienen una elevada tasa de disolución, se enamoran de nuevo en poco tiempo con la misma intensidad.

Son personas que tiñen de negatividad muchas de las situaciones de pareja. Si sus necesidades de seguridad no son satisfechas, es fácil que sienta no ser suficientemente querido por la pareja y que extremen la necesidad de contacto físico, mostrándose en ocasiones: sobrecontrolador, intrusivo y altamente demandante.

Superar el miedo al abandono

Una de las principales tareas evolutivas que debemos resolver las personas es llegar a adquirir autonomía. Separarnos de las influencias que han podido tener nuestros padres u otras figuras de apego y valorar nuestros propios deseos. Desde el punto de vista etimológico, autonomía procede de «auto» (por sí mismo) y de «nomia» (normas). Autonomía es: «la facultad para gobernar las propias acciones, sin depender de otros, es la capacidad de sentir, pensar y tomar decisiones por sí mismo». La autonomía se opone a la dependencia al otro. Para superar el miedo al abandono, podemos:

  • Conocernos mejor y aceptar nuestros miedos. El miedo es una emoción normal que pudo verse intensificada por una experiencia pasada. Los miedos son naturales pero no pueden tomar el control de nuestra vida.
  • Aprender a estar solos. No es que sea fácil porque nos obliga a mirar dentro. Pero es una necesidad que hay que afrontar. Conocerse a uno mismo es importante para vivir una relación sana, en la que seamos libres de expresarnos y ser uno mismo.
  • Red de apoyo cercana. Aprender a relacionarnos con nuestros amigos y familia repercutirá en las relaciones que tengamos después. Por eso volver a entablar relaciones con nuestros allegados desde otro punto de vista puede ser muy beneficioso.
  • Buscar alternativas. Al final lo que ocurre es que el miedo al abandono se mantiene por un pensamiento negativo que no nos deja ver más allá. Por eso en las interacciones con otros es importante que busquemos otras alternativas a las que solíamos tomar. Ej. No me contesta los mensajes: antes pensaría que no me quiere o pasa de mí, y ahora puedo pensar que está ocupado, se le ha olvidado contestar.
  • Nadie tiene que salvarnos. Nuestras parejas no están obligadas a ser responsables de nosotros. El amor que de verdad puede sanarnos es el amor propio. El amor incondicional por nosotros mismos.
  • Disminuir la ansiedad. Entrar en el bucle de la inseguridad y el temor a quedarse solo genera mucha ansiedad. Es importante aprender a relajarnos. El Mindfulness puede ser una técnica muy apropiada. Mindfulness: Atención plena
  • Cambiar el diálogo interno. Queda prohibido infravalorarnos. No es permisible dejar espacio a esa negatividad que nos trae pensamientos relacionados con el miedo a ser abandonados.
  • Autosuficiencia emocional. Este es un camino lento que exige saber observarnos e identificar necesidades. Es una responsabilidad personal con la que debemos estar comprometidos eternamente. Debemos ser fieles a nosotros mismos.

Solo se puede abandonar a quien es emocionalmente dependiente.

Bibliografía

Ortiz Martinez, L. C. (2018). Sentimiento de abandono y ansiedad como consecuencia de la ausencia de padres en el hogar durante la niñez.

Loinaz, I., & Echeburúa, E. (2012). Apego adulto en agresores de pareja. Acción psicológica, 9(1), 33-46.

Melero Cavero, R. (2008). La relación de pareja. Apego, dinámicas de interacción y actitudes amorosas: consecuencias sobre la calidad de la relación.

Muñoz-Ortega, M. L., Gómez-Alaya, P. A., & Santamaría-Ogliastri, C. M. (2008). Pensamientos y sentimientos reportados por los niños ante la separación de sus padres. Universitas Psychologica, 7(2), 356-356.

Melero, R., & Cantero, M. (2008). Los estilos afectivos en la población española: un cuestionario de evaluación del apego adulto. Clínica y salud, 19(1), 83-100.

Deja una respuesta