En este momento estás viendo Terapia de grupo

Terapia de grupo

La terapia de grupo es una intervención terapéutica para personas que comparten una misma problemática o trastorno. Esto les permite identificarse como parte de un colectivo, comparar historias similares y encontrar soluciones a partir del diálogo y el intercambio de experiencias.

El carácter de la terapia era únicamente individual hasta el siglo XX. Debido a los descubrimientos de numerosos científicos, médicos e investigadores de psicología. Que empezaron a hacer terapias de grupo con pacientes infectados por la misma enfermedad como la tuberculosis. Y a partir de entonces se ha empleado en numerosos ámbitos. Aplicadas al grupo familiar, al sistema de salud (prevención y promoción de la salud) y a grupos con necesidades específicas. Ej. Alcohólicos anónimos.

Tipos de terapia de grupo

A lo largo de la historia se han desarrollado distintos grupos terapéuticos que tienen sus propios conceptos y formas de desarrollar la terapia.

  • Grupo T (Kurt Lewin). Apoyaba la idea de mejorar las habilidades de solución de problemas y la calidad de las relaciones interpersonales dentro del encuadre grupal. Eran como talleres de aprendizaje grupales.
  • El grupo Tavistock (Bion). El grupo es tratado como un paciente. Se empezaron a realizar con grupos terapéuticos de soldados que volvían de la guerra. Durante las sesiones se trata de hacer conscientes aspectos ocultos para el grupo.
  • Los grupos de encuentro. Las metas de los grupos de encuentro son el crecimiento y el cambio. Así como de lograr mayor autoconciencia y una percepción más rica de uno mismo y los demás. Tienden a enfatizar aspectos emocionales e incluso se emplean técnicas para amplificar los sentimientos.
  • El grupo maratón. Tiene una duración de veinticuatro horas e incluso más. Y se basan en la idea de que el grupo debe reaccionar a las interacciones. Durante la sesión se van tolerando sensaciones como la ansiedad. Y la fatiga por la larga duración de la sesión elimina las resistencias. Y permite la experiencia, la descarga emocional y la catarsis.
  • Grupos psicoanalíticos. Hacen énfasis en la dinámica de la personalidad. Y las defensas del individuo ante las reacciones del resto de miembros y ante el terapeuta. Para estos grupos el encuentro de grupo es el lugar indicado para analizar la conducta en las relaciones. Y conforma un espacio simbólico en el que crear una historia nueva con una visión hacia el futuro.
  • El grupo de la terapia de conducta. Se centran en extraer el potencial del grupo para favorecer el cambio de conducta. Dentro del grupo se resuelven problemas que tenga en común el grupo. Dentro de las sesiones se aprenden técnicas como las habilidades sociales o la asertividad.

Ventajas de la terapia de grupo

La terapia de grupo está ideada para personas que comparten los mismos problemas. O tienen un objetivo en común que deben resolver en grupo. Cuando una persona está pasando por una situación determinada puede beneficiarse de la terapia de grupo. Las ventajas de la terapia de grupo se encuentra en la idea de que los problemas son más comunes de lo que pensábamos. Tener un grupo de personas que está pasando por la misma situación puede ser muy reconfortante y ayuda a la persona. El grupo ofrece:

  • Distintos puntos de vista: La persona puede comprobar como ciertos problemas no son tan graves. La persona se puede replantear sus problemas en relación a los de los demás.
  • Fuentes de información: El grupo ofrece desde sus historias de vida propia, distintos ejemplos y experiencias. Son modelos de superación de muchas situaciones comunes con el paciente. Con los que sentirse identificado y aliviado.
  • Aumento de la motivación: Las personas del grupo son la base de apoyo durante el proceso. Es frecuente que no todos los miembros se encuentren igualmente motivados para el cambio. Por eso las personas de grupo se pueden animar conjuntamente.
  • Posibilidad de ayuda: Dentro y fuera de la terapia, nadie conoce mejor su situación que los miembros del grupo. La terapia unirá a los miembros y les permitirá apoyarse durante el proceso.
  • Feedback. Es muy importante que en la participación con el grupo se traten experiencias negativas y positivas. Todas las memorias van a ser útiles y devuelven la esperanza. Sirven de ayuda para confiar en si mismos.
  • Habilidades sociales: El interactuar con otras personas es terapéutico. Facilita la eliminación de miedos y prejuicios al hablar de sus problemas. Es favorable para aumentar sus habilidades sociales y mejorar su relación con otras personas y el mundo que les rodea. Al estar más seguros y respaldados por su equipo.

«En la unión está la fuerza»

Esopo

Clasificación de los grupos

Los grupos pueden clasificarse en base a numerosos aspectos. Como lo son el tamaño o el tipo de participantes. Pero si hay un factor que determina el éxito de la terapia ese es: La cohesión grupal. Facilita la asistencia a las sesiones y disminuye el abandono. Un grupo bien cohesionado favorecerá la introspección, la integración de aspectos. Y facilita alcanzar las metas de forma rápida y satisfactoria. Haciendo que los logros sean compartidos.

En cuanto a los participantes, podemos diferenciar a los grupos:

  • Abiertos. Se van incorporando personas a lo largo del desarrollo de la terapia. El grupo ya formado, puede verse amenazado por un nuevo miembro. Y este nuevo integrante no sentirse integrado en el grupo. Son frecuentes en hospitales de día. En los que se van produciendo incorporaciones y altas de otros pacientes. El espíritu de equipo se ve afectado.
  • Cerrados. Las mismas personas que inician el tratamiento son los que lo finalizan. Son adecuados para grupos psicoeducativos o para terapias centradas en un problema concreto. Ej. Ansiedad social. Son grupos con una gran estabilidad, cohesión y continuidad en el tiempo. Pero al extenderse en el tiempo los individuos terminan por abandonar o por no generar más cambios.
  • Homogéneos. Son personas que comparten un trastorno o una característica común. Deben tener además, la misma tolerancia al estrés. Se producen mejoras a corto plazo sobre los síntomas. Además de tener la ventaja de estar más cohesionados y unidos por el problema en común. Son grupos menos conflictivos y encuentran mejoría con rapidez.
  • Heterogéneos. En este caso el grupo está formado por sujetos con diferente problema. Es recomendable tratar de encontrar un máximo de heterogeneidad en las áreas de conflicto y en las formas de enfrentarse a los problemas. Pero homogeneidad en el nivel de tolerancia al estrés. Suele funcionar bien en trastornos de la personalidad.

También depende de la finalidad de la terapia, puede ser: clínica (para estudios de investigación), psicoeducativa, de counselling o crecimiento personal. Y según la población podemos hablar de: terapia de familia, terapia de pareja, terapia infantil o en función de la patología concreta.

Factores terapéuticos

Según Yalom podemos encontrar once factores terapéuticos que se desarrollan e el concepto de la terapia grupal:

  • Generar esperanza. El grupo tiene la capacidad de ser alentador. Da esperanza por ser un grupo con objetivos similares.
  • Universalidad. Elimina la creencia de que están solos y de que sus problemas son irremediables. Al formar el grupo se encuentran con personas que tienen situaciones similares a ellos.
  • Proporcionar información. El terapeuta da información acerca del funcionamiento del grupo. Ofrece consejos y orientación de problemas comunes al grupo.
  • Altruismo. Dentro de la terapia los miembros se ayudan entre ellos a superar los problemas. Ser útiles para los demás aporta beneficios y eleva su autoestima.
  • Recapitulación. Se trata de examinar los roles de los miembros del grupo. Se trata de animar a los miembros del grupo a que prueben roles distintos.
  • Desarrollo de técnicas socializadoras. A través de las interacciones con otras personas dentro del grupo se ponen en práctica habilidades sociales concretas. El grupo sirve de ejemplo de situaciones reales.
  • Conducta imitativa. Se practican situaciones de la vida diaria y se aprende de las experiencias de otros miembros. Se trata de elaborar soluciones efectivas para problemas comunes del grupo.
  • Aprendizaje individual. Las experiencias grupales son muy importantes para el desarrollo de su personalidad y el afrontamiento de la situación de manera individual.
  • Cohesividad grupal. Tiene que ver con la unión y aceptación de todos los miembros del grupo. Como un grupo que se beneficia de las relaciones significativas que se producen en él.
  • Catarsis. Compartir las emociones y el mundo interior con los demás tiene como propósito impulsar el cambio hacia la eliminación del problema.
  • Factores existenciales. La muerte, el aislamiento, la libertad y la carencia de sentido son problemas existenciales comunes a todos los humanos. El grupo sirve de apoyo ante todas las experiencias de la vida.

Resistencias grupales

El grupo en su interacción desarrolla una serie de supuestos básicos. Son creencias que subyacen a todo el grupo y que deben ser eliminadas para comenzar la terapia. Serán fenómenos que impiden cumplir los objetivos de la terapia. Hasta que no se superen, el grupo no funcionara correctamente.

Bion, propone tres supuestos básicos. El primero de ellos es la Dependencia. Al principio los miembros del grupo idealizan al terapeuta. Ponen todas sus esperanzas en él y creen en que les proporcionará protección. El grupo es pasivo y reacciona de manera negativa cuando ve que el terapeuta no está satisfaciendo sus expectativas. El siguiente supuesto es el Ataque-fuga. El grupo se une para luchar o huir de algo. En este momento el grupo se comporta de forma paranoide. Tratando de luchar contra el supuesto enemigo que hay dentro del grupo. El último supuesto es el Emparejamiento. Se trata de la idea de que dentro del grupo hay una pareja. Es una pareja ideal en la que el grupo pone su esperanza. Se experimentan emociones de entusiasmo y optimismo.

También se dan muchas otras conductas que frenan el curso de la terapia. Como por ejemplo el silencio. Hay silencios que dan sentido a la conversación dentro de la terapia. Pero otros, actúan como un desafío al terapeuta. El grupo se niega a hablar y surgen momentos de tensión y ansiedad. En ocasiones también ocurren conversaciones banales. El sujeto del grupo rechaza ciertos temas. Puede evitar hablar de sucesos dolorosos desviando la conversación hacia otros temas. La conversación se vuelve banal y pierde el significado para la terapia. Y por último el acting-out. Se produce cuando se saca fuera del grupo un impulso o una acción reprimida y se evita la vivencia emocional. Por ejemplo se lleva la rabia a la casa o a la pareja.

Fases de la terapia de grupo

Hay tres fases por las que pasan todos los miembros de los grupos de psicoterapia. Suelen producirse ambivalencias en cuanto a la individualidad o la pertenencia al grupo. Luchas de poder entre los miembros y el terapeuta. Estas son las principales fases por las que pasa el grupo durante su desarrollo:

  • Durante el estado inicial de la terapia el individuo llega ansioso y experimenta una amenaza a los limites personales y expectativas hacia el grupo. Durante esta fase inicial el sujeto tiende a querer ofrecer una imagen agradable socialmente. Es trabajo del terapeuta empezar por establecer las normas, el encuadre y el respeto de la terapia de grupo. Se trata de encontrar el equilibro entre la necesidad de inclusión de los miembros dentro del grupo, pero manteniendo la identidad individual.
  • La segunda es una fase de transición. Aparecen las primeras resistencias como grupo a la hora de trabajar juntos. También aparecen dudas y miedos acerca de si el grupo le entenderá o le juzgara. El terapeuta debe solucionar los conflictos. Y favorecer la expresión de toda la ansiedad y resistencias respecto al grupo.
  • La siguiente es una fase de trabajo. En este momento se abordan los problemas significativos del grupo. Empiezan a producirse los primeros cambios. Y los miembros van teniendo más sentimientos de pertenencia. Aprenden a hablar de sus experiencias dolorosas y recuerdos. Expresar sus sentimientos y conectar con los miembros del grupo. Van siendo más independientes del terapeuta y se hacen más responsables de si mismos. El trabajo del terapeuta es el de dirigir a los individuos hacia sus metas.
  • La etapa final tiene como objetivo transmitir el fin de la terapia. Se recapitula y se obtiene información sobre los cambios y objetivos alcanzados. Se abordan los posibles temores sobre el fin de la terapia. El terapeuta ha de elaborar un significado sobre la experiencia y transferirlo a la vida fuera de la terapia.

Grupos expresivos

Los grupos expresivos fueron creados por Carl Rogers. Los más familiares son los grupos de encuentro y los grupos de autoayuda. Dentro de los grupos expresivo se pretende conseguir la expresión emocional. Las experiencias vitales de cada persona son el centro de la terapia. A partir de las vivencias personales el terapeuta debe facilitar el crecimiento personal del grupo. Es desde la confianza donde surge la expresión de los sentimientos positivos y negativos.

Al principio de las sesiones la persona tratara de no implicarse con el grupo. El grupo y el terapeuta le animarán a soltarse y a que comparta con el grupo contenidos. Suele expresar sentimientos de poca valencia afectiva. Y es en las siguientes sesiones cuando se irá liberando. Y comprobará que no ocurre nada malo y que la experiencia ha resultado ser positiva. Cada vez se irá arriesgando más y favoreciendo la unión con el grupo. Todos los participantes se sienten más cohesionados y se permiten sentir y expresar sus emociones. Compartir experiencias y emociones genera lazos que une a todos los participantes.

Terapia grupal creativa

La terapia grupal creativa por excelencia es: El psicodrama (Moreno). ES una terapia de la que pueden beneficiarse personas que tienen una patología diagnosticada. Pero también personas que deseen aprender y conocer los beneficios de esta terapia. Tiene muchas similitudes con el teatro.

La sesión empieza con el calentamiento. Las personas inician un tema de conversación y se van relajando. El terapeuta puede elaborar alguna actividad que favorezca la risa y la relajación. A continuación se pasa a la actuación. Los participantes deberán actuar representando roles de personajes. Como en una obra de teatro. Y para finalizar la sesión, los participantes compartirán sus experiencias como actores y como observadores. Comentarán las sensaciones que hayan experimentando al actuar. Se trata de compartir distintos puntos de vista que ofrece el grupo para aprender de sí mismos y de mundo que les rodea.

Eficacia de la terapia grupal

Se ha probado la eficacia de la terapia de grupo para: fobias, adicción a sustancias, depresión, ansiedad etc. Actualmente se puede hacer terapia de grupo de casi cualquier cosa. Existen numerosas personas que acuden a terapia de grupo para dejar de fumar, con enfermedades crónicas (dolor, cáncer, etc.) o para abstenerse del consumo de drogas.

En las terapias de grupo se pueden abordar los síntomas con mayor facilidad por la propia dinámica del grupo. Además hace presente rasgos de personalidad y estilos de relacionarse con el mundo. El grupo ayuda cambiarlos ofrece modelos y ejemplos de superación. Sobre todo anima a no abandonar el tratamiento y a sentirse comprendidos desde el principio de la terapia.

La terapia grupal tiene numerosos beneficios y es terapéutica por si sola. El poder compartir con un grupo de personas que están en la misma situación es muy reconfortante. Debería ser un modelo más presente como recurso para muchísimas personas. La sociedad y la psicología debería promover mucho más los grupos de encuentro, como algo natural y necesario como seres sociales que somos. Y es que las personas somos seres sociales por naturaleza. Y es en las relaciones con otros donde nos desarrollamos por completo.

Es el contacto con el otro donde puedo ser yo mismo.

Deja una respuesta